Síguenos en:   

Portada > Noticias > Autores > Luis Cernuda, poemas de amor y desamor

Luis Cernuda, poemas de amor y desamor

Un canto lleno de belleza, dolor, deseo y sensibilidad.

07 de octubre de 2021. Estandarte.com

Qué: Luis Cernuda, cinco poemas de amor y desamor 

Poemas de Luis CernudaDe nuevo volvemos los ojos hacia la Generación del 27, nos sumergimos en el mágico mundo de la poesía y lo hacemos esta vez con la voz de un poeta singular, discípulo de Pedro Salinas, y creador de un estilo propio, que lo colocan en un lugar especial dentro de esa generación que enriqueció –y de qué manera– el panorama literario español. No vamos a recorrer su vida, una vida complicada, plena de dificultades, para eso, para conocer la biografía de Luis Cernuda (Sevilla, 1902-Ciudad de México, 1963) basta con pinchar su nombre y encontraremos todo aquello que hizo de él lo que fue, es y será.

Pero aquí y a través de sus versos descubrimos un poeta esencial, dotado de una personalidad solitaria, sensible, vulnerable y también rebelde; encontramos un hombre que transitó en sus primeras etapas por el Romanticismo, poesía pura, clasicismo, surrealismo, pero que rompió amarras para seguir su propio rumbo. Es Cernuda un escritor difícil de encasillar que abrió nuevos senderos poéticos y los adornó con voces depuradas repletas de belleza y sentimiento. Con ellas cantó al deseo, al amor exaltado, a la frustración, a la belleza, a la nostalgia y con ellas envuelve a quienes se acerquen a su enorme obra poética.

 

Si el hombre pudiera decir lo que ama

Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo,
dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

 

Te quiero

Te lo he dicho con el viento,
jugueteando como animalillo en la arena
o iracundo como órgano impetuoso;

Te lo he dicho con el sol,
que dora desnudos cuerpos juveniles
y sonríe en todas las cosas inocentes;

Te lo he dicho con las nubes,
frentes melancólicas que sostienen el cielo,
tristezas fugitivas;

Te lo he dicho con las plantas,
leves criaturas transparentes
que se cubren de rubor repentino;

Te lo he dicho con el agua,
vida luminosa que vela un fondo de sombra;
te lo he dicho con el miedo,
te lo he dicho con la alegría,
con el hastío, con las terribles palabras.

Pero así no me basta:
más allá de la vida,
quiero decírtelo con la muerte;
más allá del amor,
quiero decírtelo con el olvido.

 

Contigo

¿Mi tierra?
Mi tierra eres tú.

¿Mi gente?
Mi gente eres tú.

El destierro y la muerte
para mi están adonde
no estés tú.

¿Y mi vida?
Dime, mi vida,
¿qué es, si no eres tú?

 

No decía palabras

No decía palabras,
acercaba tan sólo un cuerpo interrogante,
porque ignoraba que el deseo es una pregunta
cuya respuesta no existe,
una hoja cuya rama no existe,
un mundo cuyo cielo no existe.

La angustia se abre paso entre los huesos,
remonta por las venas
hasta abrirse en la piel,
surtidores de sueño
hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.

Un roce al paso,
una mirada fugaz entre las sombras,
bastan para que el cuerpo se abra en dos,
ávido de recibir en sí mismo
otro cuerpo que sueñe;
mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,
iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.
Aunque sólo sea una esperanza
porque el deseo es pregunta cuya respuesta nadie sabe.

 

Qué ruido tan triste

Qué ruido tan triste el que hacen dos cuerpos cuando se aman,
parece como el viento que se mece en otoño
sobre adolescentes mutilados,
mientras las manos llueven,
manos ligeras, manos egoístas, manos obscenas,
cataratas de manos que fueron un día
flores en el jardín de un diminuto bolsillo.

Las flores son arena y los niños son hojas,
y su leve ruido es amable al oído
cuando ríen, cuando aman, cuando besan,
cuando besan el fondo
de un hombre joven y cansado
porque antaño soñó mucho día y noche.

Mas los niños no saben,
ni tampoco las manos llueven como dicen;
así el hombre, cansado de estar solo con sus sueños,
invoca los bolsillos que abandonan arena,
arena de las flores,
para que un día decoren su semblante de muerto.

¿Qué te ha parecido la noticia?
Vota:              |  Resultado:            
¿Quieres compartirla?
    | Enviar por correo
Comentarios en estandarte- 0
  • libros
  • citas
  • premios
  • editoriales
  • autores
  • talleres
  • El espa�ol, nuestro idioma
  • revistas
  • libro electr�nico
  • varios
Luis Cernuda y sus poemas de amor y desamor

Selección de cinco poemas de Luis Cernuda.

 

noticias literarias

 

José Jiménez Lozano gana el Miguel Delibes
Con su artículo Sobre el español y otros asuntos.

 

El epistolario completo de Luis Cernuda
El epistolario desvelará más de 400 cartas inéditas.

 

La casa de Luis Cernuda, en ruinas
Preocupación por el estado del inmueble sevillano en el que nació.

 

La casa de Luis Cernuda, ¿salvada?
Petición para que el Ayuntamiento de Sevilla la compre.

 

Luis Cernuda, la realidad y el deseo
Un poeta a la búsqueda de la belleza y el amor.