Pasión por leer. Pasión por escribir.

Portada > Noticias > Libros > Varios > Diccionaria, un diccionario feminista

Diccionaria, un diccionario feminista

Una obra de Fernando Alcázar, Xavier Gimeno, Ana Martín.

16 de junio de 2022. Estandarte.com

Qué: Diccionaria Autores: Fernando Alcázar Zambrano, Xavier Gimeno Ronda, Ana Martín Coello Editorial: Libros Cúpula (Planeta de Libros) Año: 2022 Páginas: 248 Precio: 15,90 € (papel), 7,99 € (eBook)

Diccionaria, de Fernando Alcázar Zambrano, Xavier Gimeno Ronda, Ana Martín Coello¿Por qué el adjetivo alegre se refiere simplemente a “poseído o lleno de alegría” si acompaña a un sustantivo masculino y, sin embargo, si califica a una mujer se convierte en la forma eufemística de nombrar a una prostituta (“mujer de vida alegre”)? ¿Por qué zorra, cerda, lagarta y un sinfín de términos similares significan “puta” y en masculino solo aluden al animal en cuestión?

Estas y otras cuestiones por el estilo se encuentran detrás de Diccionaria, un libro ideado por los creativos publicitarios Fernando Alcázar Zambrano y Xavier Gimeno Ronda con selección de vocablos y redacción de textos de la periodista Ana Martín Coello.

El germen del proyecto hay que buscarlo en la inquietud de una niña de 9 años –Danae Gimeno Ávila– a la que, cuando estaba aprendiendo a utilizar el diccionario, le chirriaron muchos prejuicios. Los compartió con su padre, Xavier Gimeno, y este hizo lo mismo con su compañero de libros y profesión (Alcázar y Gimeno son autores de El libro para que te amen, El libro para que te odien, El libro para dormir y El libro para no dormir, todos editados con Libros Cúpula). Diccionaria, también editada por el sello de Planeta, plantea la perspectiva feminista que la niña echaba de menos en el diccionario.  

El primer término de este repertorio es diccionaria que se define en la cubierta y lo hace presentándose como un sustantivo femenino que se refiere a un “novedoso artefacto literario que desvela que una zorra es la hembra del zorro y que coñazo y cojonudo –partes del cuerpo equivalentes– deberían ser sinónimos”.

A partir de ahí, ya en el interior y con una organización alfabética, se suceden a las descripciones de más de cien palabras entre las que se encuentran ambiciosa, camionera, discreta, histérica, jamona, nena, obediente, vello o yegua.

Su intención es mostrar, de forma reivindicativa y con humor e ironía –pero sin caer en discursos densos ni en una sucesión de reproches–, la connotación peyorativa que tienen las palabras en su versión femenina y así dejar claro que “el lenguaje que hablamos cada día no solo describe una realidad, sino que la modifica. Porque a través de interiorizar todas esas definiciones tan despectivas, también interiorizamos todas las cosas malas que supuestamente es una mujer”.

Para ello, Diccionaria pone el foco en la diferencia que existe cuando la palabra cambia de género y se ensombrece con un matiz negativo al referirse a ellas, como ocurre, por ejemplo, con la ambición que se acerca a adjetivos como trepa, calculadora o egoísta. La mirada y la expresión de estas descripciones son claras, directas y breves, con un dinamismo que casa muy bien con el diseño fresco y moderno de la obra, responsabilidad de Alcázar.

 

Comentarios en estandarte- 0