Pasión por leer. Pasión por escribir.

Portada > Noticias > Citas > Un capuchino mortal, de Cleo Coyle

Un capuchino mortal, de Cleo Coyle

Los consabidos equívocos, ninguna pretensión de alta literatura y mucho entretenimiento.

13 de julio de 2024. Mariola Díaz-Cano Arévalo

Qué: Un capuchino mortal Autor: Cleo Coyle Editorial: Alma Año: 2023 Páginas: 320 Precio: 16,10 €

Un capuchino mortal es el primer título de la serie Coffee Lovers (Amantes del café) escrito por Cleo Coyle, el seudónimo de una pareja de autores de Nueva York: Alice Alfonsi y Marc Cerasini.

Se trata de una novela encuadrada en uno de los géneros de moda, el de cozy mistery, cuya traducción literal al español sería la de ‘misterio acogedor’, es decir, novelas de tono amable o ambientadas en escenarios tranquilos, bonitos e idílicos, cuyos protagonistas —gente normal, sus familias, vecinos y amigos— se ven envueltos en misterios o intrigas donde no hay crímenes especialmente truculentos ni descripciones gráficas de otros horrores propios del género más negro y también de moda.

 

Cleo Coyle

Cleo CoyleAlice Alfonsi y Marc Cerasini son un matrimonio de origen italiano que empezaron a publicar hace diez años la serie The Coffeehouse Mysteries (que ya cuenta con 20 novelas) y con ella llevan copando habitualmente la lista de éxitos de ventas del New York Times. También han escrito para grandes productoras y cadenas de televisión como Lucasfilm, NBC, Fox, Disney, Imagine y MGM.

Viven en Nueva York, donde trabaja de forma independiente en distintos proyectos, incluida la serie Haunted Bookshop Mysteries.

 

Un capuchino mortal — Sinopsis

Clare Cosí vivía en Nueva Jersey pero, a petición de su exsuegra y propietaria del local, se ha vuelto a encargar de la histórica cafetería Village Blend en Nueva York. Así que se muda junto a su gata Cafelito a un apartamento justo encima de ella. Pero ese primer día que se incorpora se encuentra en la trastienda a su joven subencargada inconsciente y rodeada de posos de café después de lo que parece una caída.

Los detectives que llegan para investigar el caso no encuentran indicios de violencia y concluyen que se trata de un accidente, sin embargo, Clare no opina lo mismo y cree que han atacado a la chica. Así que decide investigar por su cuenta. Pero la aparición de su exmarido, cuyas ausencias continuadas —por sus muchos viajes por ser el proveedor de café del negocio— e infidelidades fueron la causa del divorcio, va a complicarle mucho las cosas. Aunque las cosas siempre se pueden complicar más.

 

Un capuchino mortal — Reseña

Ante todo hay que hacer una advertencia si se es un amante devoto del café: que no se podrá resistir a prepararse uno o acompañar esta lectura bebiéndose unos cuantos. Y es que, aparte de la trama ligera y una protagonista con la que es fácil empatizar o identificarse, el café es el auténtico protagonista. Se lo menciona en un montón de sus variedades, en su historia, o en las muchas formas de prepararlo o lo que puede significar para tanta gente en el mundo.

De modo que, esa trama de investigación de aficionado, donde la policial queda al margen, se solapa e incluso en algunas ocasiones se diluye con las situaciones o momentos en los que la protagonista habla de él con auténtica pasión. Como curiosidad, ya al final, hay una lista de recetas para prepararlo, ya sea en bebida, como postre o incluso en cócteles.

Son esos toques cafeteros en un lugar tan sugerente y apetecible como suele ser una cafetería de postín o histórica los que ponen el cozy al mistery y casi relegan a un segundo plano el misterio y la investigación, que, al final, se resuelve de manera convencional pero bien atada, aunque algunas partes de esas pesquisas parecen de una comedia de enredos.

Si se añaden esa ambientación tan bonita del Blend, un café centenario en el casco antiguo de Nueva York, los personajes y sus relaciones de ni contigo ni sin ti, más cierto intento de triángulo amoroso que solo se queda en eso, en intento, con el ingenuo y tranquilo inspector encargado del caso, la novela cumple con lo que ofrece: los consabidos equívocos, ninguna pretensión de alta literatura ni arduo ejercicio intelectual y entretenimiento. Que no es poco.

 

Comentarios en estandarte- 0