Pasión por leer. Pasión por escribir.

Portada > Noticias > Autores > Charles Perrault, el más famoso escritor francés de cuentos infantiles

Charles Perrault, el más famoso escritor francés de cuentos infantiles

Ya con 69 años, publicó 'Historias y relatos de antaño', conocidos también como 'Cuentos de Mamá Oca'.

06 de febrero de 2024. Mariola Díaz-Cano Arévalo

Qué: Charles Perrault, vida y obras

Charles Perrault nació en París en 1628 y falleció en la misma ciudad en 1703. Escritor y poeta, fue miembro de la Academia Francesa, pero sin duda por lo que más se lo conoce es por haber sido el autor de una recopilación de cuentos infantiles titulada Historias y relatos de antaño.

Los hermanos Grimm, Hans Christian Andersen y él son la terna más famosa de escritores de cuentos recogidos de la tradición popular en sus distintos países.

 

La biografía de Charles Perrault

Nacido en una familia burguesa el 12 de enero de 1628, se aficionó a la literatura desde muy joven y mientras estuvo en el colegio empezó a escribir junto a sus hermanos Claude y Nicolás y un buen amigo.

Más tarde cursó estudios de derecho y estuvo empleados en cargos administrativos. Entre ellos trabajó para la Recaudación General de Hacienda, que dirigía su hermano Pierre, y también fue inspector general de la Superintendencia de las Construcciones Reales.

Al mismo tiempo hacía mucha vida social y fundó Costar y Pinchesne con un grupo de amigos bien literatos. Fue cuando escribió poesías como La métamorphose d'Orante y La chambre de la justice d'amour.

En 1671 ingresó en la Academia Francesa donde hizo reformas en su organización como la de que las sesiones se abrieron al público. Contaban con los favores de poderosas personalidades, pero, a pesar de eso, también se ganó varios enemigos.

Se casó con Marie Guichon, con la que tuvo cuatro hijos.

 

Charles Perrault y sus cuentos

En 1697, ya con 69 años, publicó Historias y relatos de antaño, conocidos también como Cuentos de Mamá Oca, la obra por la que alcanzó la fama universal ya póstuma. Sin embargo, en un principio pensó que era poco serio que su nombre apareciera en la obra y la publicó con el de su hijo.

Fue para ellos para quienes comenzó a escribir cuentos después de perder su trabajo como secretario en el gobierno del rey Luis XIV, en el que había entrado gracias a la recomendación del influyente ministro Jean-Claude Colbert.

Historias y relatos de antaño era una colección de cuentos en verso y prosa, que solo pretendía divertir a los niños. Lo que ocurrió fue que su estilo era tan ingenuo y sencillo que conquistó a todo el mundo, y no solo en su país. El éxito hizo que se la reeditaran muchas veces. Además, sirvió para llamarla atención e inspirar a autores posteriores como los hermanos Grimm.

La edición original contenía ocho cuentos: La bella durmiente del bosque, Caperucita Roja, Barba Azul, El Gato con Botas, Las hadas, Cenicienta o el pequeño zapato de cristal, Riquete el del copete y Pulgarcito.

Después se añadieron otros tres: La paciencia de Griselda, Los deseos ridículos y Piel de Asno. No eran suyos originalmente porque algunos ya los había recopilado el escritor napolitano Giambattista Basile, pero Perrault fue el primero que les dio la forma más clásica que conocemos y, además, perfiló muchos detalles bastante macabros.

Perrault bebió de la tradición popular, pero optó por un estilo más elegante y situó a sus personajes —príncipes, señores, artesanos o villanos— en su misma época.  El lenguaje que utiliza es también rico en expresiones características de este género, y Perrault pulió mucho tanto la manera de narrar como las distintas ediciones que se hicieron de esas primeras redacciones de los cuentos que aparecieron en revistas como el Mercure de France.

Además, también les añadió una moraleja, un poco como manera de justificar o salir al paso de las posibles acusaciones de corromper a esos lectores más jóvenes ante la temática a veces truculenta o terrorífica de los cuentos, como en el caso de Barba Azul. También la costumbre de incluir esas moralejas era del gusto de la época y porque  el propósito de los cuentos populares era dar esa lección moral o advertir sobre el peligro de algunas acciones.

 

Otras obras de Charles Perrault

De interés menor y mucha menos importancia fueron otras obras de Perrault, que también cultivó la poesía, el dibujo y la dramaturgia, con una comedia en tres actos que no se publicó hasta el siglo XIX. Además, están sus memorias, publicadas en 1755, que incluyeron mucha información sobre la obra del ministro Colbert.

 

Comentarios en estandarte- 0