Pasión por leer. Pasión por escribir.

Portada > Noticias > Libros > Varios > El segundo diccionario de JLFJ: un festín de palabras peculiares

El segundo diccionario de JLFJ: un festín de palabras peculiares

¡Prepárate para una mágica odisea a través de las maravillas del lenguaje!

12 de junio de 2024. Estandarte.com

Qué: El segundo diccionario de JLFJ Autor: José Luis Fernández Juan Editorial: Círculo Rojo Año: 2023 Páginas: 144

En un rincón olvidado de la biblioteca, entre los diccionarios aburridos y las enciclopedias polvorientas, se esconde un tesoro lingüístico esperando ser revelado que atiende por El segundo diccionario de JLFJ. Este no es un diccionario común y corriente; es un festín de palabras peculiares, una montaña rusa de significados que desafían la gravedad de lo convencional.

Sobre fondo negro con portada vibrante de colores chillones y letras saltarinas, este libro promete llevar a sus lectores a un viaje inolvidable por el vasto y divertido paisaje del lenguaje.

Al abrir las páginas del diccionario, uno se encuentra de inmediato con un caos controlado de letras y definiciones que en lugar de aburrirte con las mismas palabras de siempre, te invita a sumergirte en un océano de neologismos y giros lingüísticos inesperados. Y acompañando a cada letra, un fragmento seleccionado de su novela Pinceladas de Harmonía. Delicatessen literario.

La primera palabra que salta a la vista es Abalanzalarse. La mente se pregunta si es una palabra real o simplemente una invención del autor José Luis Fernández Juan para inquietar sutilmente a los lectores. Y ahí está, con su definición tan absurda como la propia palabra: "Proyectilarse basculando". ¿Cómo no amar un diccionario que ya, de entrada, reconoce la necesidad de reírse oficialmente a peso?

A medida que uno se sumerge, se encuentra con términos como Miopío: “Defecto de refracción a vista de pájaro”. Describe perfectamente la necesidad de encontrar anteojos para pájaros. Es como si las lentes tuvieran un gen de camuflaje y huyeran volando cada vez que se necesitan para finalmente volver en primera persona. Debería estar en el diccionario de las desventuras ópticas. ¡Un término que todos los pájaros miopes entenderán a la perfección!

El diccionario también es hogar de criaturas lingüísticas como Bofetén: “Tortazo excelente”. Suena algunas caricias de alguna película de acción de Terence Hill y Bud Spencer. Podría aparecer en alguna no realizada en donde nuestros actores italianos de lenguaje no verbal luchan contra malvados bofes alienígenas que intentan conquistar la Tierra. ¡Imaginad una escena épica de bofetenazos intergalácticos! Aunque en verdad, es solo una palabra divertida para describir un sobresaliente cachete en el rostro. ¿Quién pensaría que una palabra podría sonar tan heroica mientras te da una bofetada de realidad?

Pero el viaje no se limita solo a palabras inventadas. José Luis Fernández Juan también introduce términos redefinidos que podrían hacer que mires el mundo de manera diferente. ¿Alguna vez has visto un Escualo? “Tiburón de registro vulgar”. Define a un marrajo acuático con poca cultura verbal. 

El defensor de los mares, con aletas de justicia y una cola capaz de ahuyentar incluso a los villanos más astutos del océano resulta que habla con un registro vulgar. Su superpoder es dejar a todos boquiabiertos con su aparente elegancia. ¡Pero es un tiburón ordinario! El héroe que siempre está listo para surcar las olas de la justicia resulta que comete incorrecciones léxicas.

Básicamente, es el matón chabacano del océano, ¿sabes? Anda por ahí con sus aletas intimidantes y esos dientes que parecen sacados de una película de terror, pero en realidad, solo está tratando de sobrevivir y buscarse unas buenas meriendas marinas. Es como el chico rudo del vecindario, pero en versión fluvial.

A medida que avanzas por las páginas, te encuentras con Obstalcoholizar: “Impedir el consumo de bebidas espirituosas”. El verbo de la primera conjugación define ese momento épico en el que tu amigo intenta ser el guardián de la sobriedad en la fiesta. Es como el titán del agua, pero en lugar de salvar vidas, salva la dignidad de todos al tratar de impedir que tomes otro trago. El defensor de la abstinencia entra en acción y el barman se convierte en el enemigo número uno.

Otro término fascinante es Guapitón: “Galán que se arrastra porque carece de fealdad y extremidades”. Parece el título de la próxima película de Hollywood sobre una criatura mitad serpiente, mitad adonis de telenovela. Imaginad a esta criatura deslizándose con estilo por la jungla, lanzando miradas seductoras mientras sus escamas brillan con un resplandor irresistible. No es solo una serpiente, es una serpiente que te hace dudar si deberías huir o pedirle su número de teléfono. ¡La única anaconda que puede hacer que todos se enamoren de ella, incluso si tienen fobia a los ofidios!

Sin embargo, no todo es diversión superficial. Este ficcionario también incluye palabras que invitan a una luminosa reflexión, como Convalenciencia: “Periodo de recuperación del número de electrones que necesita un elemento químico para acabar su último nivel de energía”. Brilla como el título de un experimento científico que salió un poco de control y ahora es el destino turístico más extraño del mundo. Imaginad un lugar donde los antígenos bailan salsa con las células mientras disfrutas de una paella en la playa.

¡La ciencia se mezcla con el sol y la arena para crear unas vacaciones inmunológicamente inolvidables! Un traje lleno de rayos y una batería recargable de entusiasmo. ¡Es la palabra que necesitamos para iluminar los días oscuros y cargar nuestras vidas con positividad!

En el corazón de este festín de palabras, uno se encuentra con Impositble: “Utópica hojita de papel autoadhesiva para escribir notas porque notas enseguida que es inviable anotar nada en ella ni en el anverso ni en el reverso”

La solución mágica para todos esos momentos en los que piensas que tomar notas no es contingente. Imaginad un mundo donde las listas de tareas se cumplen automáticamente y los apuntes se organizan solos. Es como tener un bloc de notas en donde los pensamientos irrealizables se convierten en realidades escritas con tinta de optimismo. Es la palabra que defines cuando finalmente encuentras un post-it justo cuando pensabas que no tenías ninguno, o cuando tus ideas brillantes encuentran refugio en una hoja en blanco.

Es el confidente que siempre está listo para recibir tus pensamientos, incluso los más impredecibles. Es más que un simple soporte para escribir; es el cómplice de las hazañas imposibles, el aliado en los momentos de inspiración y la estampa discreta que salva el día cuando todo parece imposible de recordar.

En resumen, este ficcionario de palabras novedosas no es solo un compendio de definiciones, sino una puerta de entrada a un universo lingüístico donde las reglas del juego se rompen y la creatividad florece. Es un agasajo para reír, reflexionar y explorar las maravillas del lenguaje de una manera que pocos diccionarios se atreven a ofrecer.

Si alguna vez te has preguntado cómo sería si las palabras tuvieran su propia fiesta, este diccionario te da una entrada VIP. José Luis Fernández Juan te invita a una desopilante aventura de alucinantes voces ¡Prepárate para una mágica odisea a través de las maravillas del lenguaje! Así sea.

 

Comentarios en estandarte- 0