Pasión por leer. Pasión por escribir.

Portada > Noticias > Libros > Memorias > Diario a los setenta, la delicada y poética narración de la cotidianidad de May Sarton

Diario a los setenta, la delicada y poética narración de la cotidianidad de May Sarton

Una deliciosa oda a la lúcida vejez alrededor de la poesía, la amistad, los recuerdos y las plantas.

10 de junio de 2024. Estandarte.com

Qué: Diario a los setenta Autora: May Sarton (Eleanore Marie Sarton) Traductora: Blanca Gago Editorial: Gallo Nero Año: 2024 Páginas: 352 Precio: 24 €

May Sarton nos presenta en su Diario a los setenta, una delicada pieza tejida con la curiosidad de una mirada serena. Una mirada que se detiene y deleita en lo cotidiano: la amistad, sus perros, los recuerdos y las plantas.

«Esta mañana de mis setenta años ha amanecido en calma y sin viento: el mar es azul pálido y, aunque los campos todavía se ven de color tierra parda, por fin empiezan a asomar los primeros narcisos. El invierno se me ha hecho interminable, pero ahora las ranitas ya están en plena forma y llenan las noches de su incesante croar. (...) Al despertar, me quedo tendida respirando la primavera, escuchando el vago susurro de las olas, llena de agradecimiento por estar viva.» Así de sencillo, así de difícil, así de poético, así de natural.

Son recuerdos lúcidos, a veces crudos o nostálgicos, llenos de una verdad poética y de integración de una vida satisfecha. Este diario empieza el 3 de mayo de 1982, el día que May Sarton cumple setenta años. En su casa de Maine saborea la experiencia de estar viva reflejada en la naturaleza, proyectada en las historias de sus amigos, sus viajes y sus recitales... y hace balance con suavidad y agudeza a un tiempo; fluida y repetitiva en un tono muy poético:

«Estoy muy contenta de volver a escribir un diario. Lo he echado de menos, he echado de menos el "nombrar las cosas" a medida que van surgiendo, he echado de menos la media hora diaria en que aparto las demás tareas y saboreo la experiencia de estar viva en este hermoso lugar.
Una cosa es cierta, y siempre la he sabido: las alegrías de mi vida no tienen nada que ver con la edad. No cambian. Las flores, la luz de la mañana y el atardecer, la música, la poesía, el silencio, los jilgueros brincando alrededor...
»

Diario a los setenta es un diario honesto, punzante, aún aspiracional y de una satisfactoria reflexión:

«Siempre he buscado esa clase de honestidad en los diarios, pero envidio al pintor que no debe emplear palabras elusivas, a veces dañadas y a menudo ambivalentes. Aun así, creo que llevar un diario valida y esclarece, pues la hora de la mañana que consagro a esta tarea me hace muy feliz, y estoy a gusto conmigo misma y con el mundo, incluso cuando me quejo de la presión que supone.

En estos días, me siento muy vieja cuando, de repente, soy consciente del poco tiempo que me queda por delante. La sensación llega como un agudo espasmo...»

Diario a los setenta es una meta volante, un hito delicado y lúcido, que no un broche, de una vida y una obra coherentes (las de May Sarton) que producirá deleite en el lector: «Qué manera tan preciosa de culminar estos setenta años: regresar a mis raíces de la infancia y ver lo poco que he cambiado con respecto a lo esencial, lo clara que he marcado mi trayectoria vital desde los quince años.»

La traducción de Blanca Gago, filóloga e investigadora, es de una maestría notable. Junto a la cuidadísima edición de Gallo Nero, esta edición de Diario a los setenta, de May Sarton, se antoja imprescindible.

Eleanore Marie Sarton, conocida como May Sarton, (Wondelgem, Bélgica, 1912–York, Estados Unidos, 1995) fue poeta, memorialista y escritora. Nació en Bélgica de padre belga-estadounidense y madre inglesa. Su familia dejó Bélgica después del asesinato del archiduque Francisco Fernando.

Autora muy prolífica, escribió poesía, novelas, libros infantiles y una obra de teatro, aunque su gran aportación literaria fueron sin duda sus diarios y memorias. Cosmopolita, los temas que recorren sus obras son la amistad, las relaciones, el envejecimiento y la soledad.

 

Comentarios en estandarte- 0