Síguenos en:   

Portada > Noticias > Autores > Poemas de Nicolás Guillén

Poemas de Nicolás Guillén

Poemas de ritmo, amor y cantares del gran poeta cubano de la poesía mulata

31 de julio de 2021. Estandarte.com

Qué: Selección de poemas de Nicolás Guillén

Poemas de Nicolás GuillénCubano hasta la médula –nació el mismo año en que Cuba empezó a andar como país independiente–, cantor del son, de las culturas mixtas, de la imagen y el ritmo, Nicolas Guillén (Camagüey, 1902-La Habana, 1989) es la voz más brillante de la poesía negra o –como él prefería llamarla– mulata, una corriente antillana que bebe de sus peculiaridades culturales y que el poeta traduce en versos que retratan el mestizaje racial y espiritual que se da entre negros y blancos, españoles y africanos, un estilo personal que funde problemas sociales, tradiciones y mitos del mundo negro o mulato, que juega con lo español y lo indígena, que acude a la onomatopeya y que, como sucede con García Lorca, combina lo culto y lo popular.

En sus poemas hay amor, lucha, orgullo y denuncia; hay cadencias nativas, hay juegos de palabras, ironía, angustia (los versos de El fusilamiento son estremecedores) y hay un enorme orgullo de pertenencia a un lugar y a una lengua.

Periodista y activista político, desde muy temprano dio muestras de un acusado sentido de la justicia y solidaridad, gracias en gran parte a su educación en el catolicismo y a las ideas de su padre, senador por el partido liberal, periodista y asesinado por soldados del régimen conservador en 1917.

Doctor Honoris Causa, por la Universidad de Burdeos, Premio Nacional de Literatura de Cuba, Orden Nacional José Martí y Orden de la Amistad de los Pueblos son algunos de los reconocimientos que Nicolás Guillén fue recibiendo a lo largo de su vida.

 

A veces

A veces tengo ganas de ser un cursi
para decir: La amo a usted con locura.
A veces tengo ganas de ser tonto
para gritar: ¡La quiero tanto!
A veces tengo ganas de ser un niño
para llorar acurrucado en su seno.
A veces tengo ganas de estar muerto
para sentir, bajo la tierra húmeda de mis jugos,
que me crece una flor rompiéndome el pecho,
una flor, y decir: Esta flor,
para usted.

 

Un son para niños antillanos

Por el Mar de las Antillas
anda un barco de papel:
Anda y anda el barco barco,
sin timonel.

De La Habana a Portobelo,
de Jamaica a Trinidad,
anda y anda el barco barco
sin capitán.

Una negra va en la popa,
va en la proa un español:
Anda y anda el barco barco,
con ellos dos.

Pasan islas, islas, islas,
muchas islas, siempre más;
anda y anda el barco barco,
sin descansar.

Un cañón de chocolate
contra el barco disparó,
y un cañón de azúcar, azúcar,
le contestó.

¡Ay, mi barco marinero,
con su casco de papel!
¡Ay, mi barco negro y blanco
sin timonel!

Allá va la negra negra,
junto junto al español;
anda y anda el barco barco
con ellos dos.

 

Problemas del subdesarrollo

Monsieur Dupont te llama inculto,
porque ignoras cuál era el nieto
preferido de Víctor Hugo.

Herr Müller se ha puesto a gritar,
porque no sabes el día
(exacto) en que murió Bismark.

Tu amigo Mr. Smith,
inglés o yanqui, yo no lo sé,
se subleva cuando escribes shell.
(Parece que ahorras una ele,
y que además pronuncias chel.)

Bueno ¿y qué?
Cuando te toque a ti,
mándales decir cacarajícara,
y que donde está el Aconcagua,
y que quién era Sucre,
y que en qué lugar de este planeta
murió Martí.
Un favor:
Que te hablen siempre en español.

 

Agua del recuerdo

¿Cuándo fue?
No lo sé.
Agua del recuerdo
voy a navegar.


Pasó una mulata de oro,
y yo la miré al pasar:
Moño de seda en la nuca,
bata de cristal,
niña de espalda reciente,
tacón de reciente andar.
Caña
(febril le dije en mí mismo),
caña

temblando sobre el abismo,
¿quién te empujará?
¿Qué cortador con su mocha
te cortará?
¿Qué ingenio con su trapiche
te molerá?

El tiempo corrió después,
corrió el tiempo sin cesar,
yo para allá, para aquí,
yo para aquí, para allá,
para allá, para aquí,
para aquí, para allá...

Nada sé, nada se sabe,
ni nada sabré jamás,
nada han dicho los periódicos,
nada pude averiguar,
de aquella mulata de oro
que una vez miré al pasar,
moño de seda en la nuca,
bata de cristal,
niña de espalda reciente,
tacón de reciente andar.

 

Un poema de amor

No sé. Lo ignoro.
Desconozco todo el tiempo que anduve
sin encontrarla nuevamente.
¿Tal vez un siglo? Acaso.
Acaso un poco menos: noventa y nueve años.
¿O un mes? Pudiera ser. En cualquier forma,
un tiempo enorme, enorme, enorme.

Al fin, como una rosa súbita,
repentina campánula temblando,
la noticia.
Saber de pronto
que iba a verla otra vez, que la tendría
cerca, tangible, real, como en los sueños.
¡Qué explosión contenida!
¡Qué trueno sordo
rodándome en las venas,
estallando allá arriba
bajo mi sangre, en una
nocturna tempestad!
¿Y el hallazgo, en seguida? ¿Y la manera
de saludarnos, de manera
que nadie comprendiera
que esa es nuestra propia manera?
Un roce apenas, un contacto eléctrico,
un apretón conspirativo, una mirada,
un palpitar del corazón
gritando, aullando con silenciosa voz.

Después
(ya lo sabéis desde los quince años)
ese aletear de las palabras presas,
palabras de ojos bajos,
penitenciales,
entre testigos enemigos.
Todavía
un amor de «lo amo»,
de «usted», de «bien quisiera,
pero es imposible»... De «no podemos,
no, piénselo usted mejor»...
Es un amor así,
es un amor de abismo en primavera,
cortés, cordial, feliz, fatal.
La despedida, luego,
genérica,
en el turbión de los amigos.
Verla partir y amarla como nunca;
seguirla con los ojos,
y ya sin ojos seguir viéndola lejos,
allá lejos, y aun seguirla
más lejos todavía,
hecha de noche,
de mordedura, beso, insomnio,
veneno, éxtasis, convulsión,
suspiro, sangre, muerte...
Hecha
de esa sustancia conocida
con que amasamos una estrella.

¿Qué te ha parecido la noticia?
Vota:              |  Resultado:            
¿Quieres compartirla?
    | Enviar por correo
Comentarios en estandarte- 0
  • libros
  • citas
  • premios
  • editoriales
  • autores
  • talleres
  • El espa�ol, nuestro idioma
  • revistas
  • libro electr�nico
  • varios
Selección de poemas de Nicolás Guillén

Selección de poemas de Nicolás Guillén.

 

noticias literarias

 

El poema 'Amor es...' de Dulce María Loynaz
El conocido poema sobre el amor de la autora cubana.

 

Sorteamos 3 libros de Line Amselen
'Pequeñas historias de la calle Saint-Nicolas'. París sin glamour.

 

Google Poetics: Google escribe poesía
El buscador escribe poemas. ¡Cuidado con lo que buscas!

 

La casa de Dulce María Loynaz, en ruinas
Un documental se basa en un poema para denunciar su estado.

 

Jorge Guillén, poesía en estado puro
Su obra limpia, melancólica y también gozosa transmite sosiego y esperanza.