Pasión por leer. Pasión por escribir.

Portada > Noticias > El español, nuestro idioma > Las expresiones 'seguir en sus trece' o 'mantenerse en sus trece'

Las expresiones 'seguir en sus trece' o 'mantenerse en sus trece'

Una expresión para definir el comportamiento de los más tercos.

10 de junio de 2024. Mariola Díaz-Cano Arévalo

Qué: Las expresiones 'seguir en sus trece' o 'mantenerse en sus trece'

Mantenerse, estarse o seguir en sus trece es una expresión que solemos aplicar a alguien que se aferra o empeña tercamente en mantener su postura, propósito, comportamiento u opinión sobre algo, aunque le demuestren con pruebas irrefutables que está equivocado.

También en el DLE se registra la locución en la voz de trece y la define como «persistir con pertinacia en algo que ha aprendido o empezado a ejecutar». Pero quizás no conocemos de dónde viene. Vemos cuatro posibles teorías.

 

El origen de las expresiones Mantenerse en sus trece o Seguir en sus trece

El primero de esos posibles orígenes de las expresiones Mantenerse en sus trece o Seguir en sus trece nos lleva a los juicios a que los que sometieron a los judíos conversos, que tuvieron lugar en los años tras a los pogromos de 1391. Se dice que la fe judía se sustenta en trece principios fundamentales —aunque en realidad son muchos más, unos quinientos— y muchos judíos no estaban dispuestos a abjurar de ellos. Quizás fuera esa la razón por la que la Santa Inquisición acuñó la expresión para los judíos que iban a ser condenados a la hoguera por «mantenerse en sus trece (principios)». 

El segundo apunta a un origen más profano como el de un juego de cartas de la edad media que se parecía mucho al muy popular de las siete y media. En este caso la puntuación máxima era de quince puntos, pero muchas veces algún jugador, por miedo a perder, se plantaba en el trece, y no hacía caso de los que le aconsejaban arriesgar y pedir otra carta que tal vez podría hacerle ganar la partida.

El tercero alude a una cuestión lingüística tan simple como la de que la palabra determinación tiene trece letras. Esta teoría nos genera muchas dudas de verosimilitud.

Por último, el cuarto origen que se baraja y el que parece más verdadero nos lleva a uno de los papás más famosos: Benedicto XIII, el llamado Papa Luna (1328-1423). Es la historia del cardenal Pedro Martínez de Luna y Pérez de Gotor, que fue nombrado papa durante el episodio histórico del Cisma de Occidente. Se creyó legitimado en Aviñón, pero no había sido elegido canónicamente, de ahí que lo considerarán «antipapa». Sin embargo, se enfrentó a todos los que querían hacerle renunciar.

Llegó a darse la coincidencia de haber hasta tres papas, que fueron Juan XXIII, Gregorio XII y el Papa Luna, al que Francia retiró su apoyo político y financiero. Pero lejos de renunciar, lo que hizo Benedicto XIII fue refugiarse en el castillo de Peñíscola, en Castellón. El rey de Aragón Fernando I y fray Vicente Ferrer se reunieron con él en Morella para tratar de convencerlo. Así estuvieron en un tira y afloja hasta que llegó la noticia de la muerte del rey Ladislao de Nápoles. Entonces el monarca aragonés tuvo que dejar la ciudad y las negociaciones, y Benedicto se volvió a Peñíscola, donde permaneció junto a muchos de sus fieles hasta su muerte el 23 de mayo de 1423.

Durante todo el tiempo no dejó de repetir la frase Papa sum et XIII —papa soy y el decimotercero—, pese a haber sido depuesto en el Concilio de Constanza. Y esas palabras podrían haber dado lugar a la expresión que conocemos y que sigue manteniendo su vigencia a lo largo del tiempo.

 

Cómo se escribe seguir en sus trecemantenerse en sus trece

Pues siempre con palabras, no con números, como se prescribe la Ortografía de la lengua española, donde se dice que se escriben con palabras «los números que se utilizan expresivamente o forman parte de locuciones y frases hechas».

 

Comentarios en estandarte- 0