Síguenos en:     

Portada > Noticias > Varios > Todas las villas del libro del mundo (y 2)

Todas las villas del libro del mundo (y 2)

Terminamos nuestro viaje en el continente más numeroso: Europa.

11 de septiembre de 2017. Estandarte

Qué: Todas las villas del libro del mundo.

Ya recorrimos contigo las villas del libro en América —limitadas a dos de los países de América del Norte: Canadá y Estados Unidos—, Asia y Oceanía, y hoy continuamos nuestro trayecto literario por el viejo continente... incluyendo las dos librerías españolas. Si queremos darte a conocer todas las villas del libro del mundo nos toca demorarnos en Europa, donde surgió la idea y donde hay tantas como en el resto del planeta.

Recuerda que el concepto de «villa del libro» no coincide con el de «Capital Mundial del Libro». El título lo concede de forma anual la UNESCO —la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura— a una ciudad que destaque tanto por su atención al mundo del libro como por su programa de actividades. Si algo exige la International Organisation of Book Towns a sus miembros es la fidelidad a un «modelo ejemplar de desarrollo sostenible en el medio rural y turismo». Además de la continua fundación de nuevas librerías, animan a la celebración de actividades y festivales —como el propio Hay— para dotar de vida a estas villas del libro. Unos pueblos literarios que tienen, también, su propio festival: coincide con la asamblea anual de la asociación, y este año se celebra entre el 25 y el 28 de agosto en Saint-Pierre-de-Clages (Suiza).

Te preguntarás qué villas del libro puedes visitar, cuáles son las más interesantes... ¡Te lo contamos! Ten en cuenta que la mayoría de ellas no forman parte de la asociación oficial, sino que van por libre. Aquí tienes las villas del libro europeas.

Europa

Hay-on-Wye (Reino Unido)
Villa del libro desde 1961. Entonces Richard Booth abrió una tienda de libros de segunda mano en la antigua estación de bomberos de Hay-on-Wye, un pueblo galés de menos de 2 000 habitantes, que gracias a su condición de villa del libro recibe al año a medio millón de turistas y bibliófilos. El éxito de este establecimiento animó a la apertura de otras librerías similares, hasta el punto de que, el 1 de abril de 1977, el propio Booth —en una original maniobra publicitaria— declaró Hay-on-Wye reino independiente, autoproclamándose monarca con el título de «Richard Cœur de Livre», y concediendo a su caballo el título de Primer Ministro; hoy existe una Cámara de los Lores de Hay, con veintiún pares hereditarios desde el año 2000. En 1988 inició sus actividades el Hay Festival, impulsando definitivamente tanto su proyección internacional como la apertura de nuevas librerías en el pueblo.

Redu (Bélgica)
Villa del libro desde 1984. El pueblo se debate entre dos pasiones: los libros y el espacio, puesto que se sitúa a pocos kilómetros de una de las sedes de la Agencia Espacial Europea. Una pequeña localidad de apenas 400 habitantes, que se transforman en 15 000 con motivo de su gran mercado de libros raros y de ocasión, y que alberga una treintena de librerías, la mitad de ellas antiguas o de ocasión.

 

Bécherel (Francia)
Villa del libro desde 1988. Una localidad humilde en población —sobrepasa con dificultad los 700 habitantes— y generosa en historia, cumpliendo un papel fundamental en la defensa del ducado de Normandía de Enrique II de Inglaterra, la Guerra de Sucesión bretona o la Revolución Francesa. La asociación de libreros Savenn Douar la transformó en una villa del libro para luchar contra el despoblamiento de su centro urbano. Existen quince librerías y una amplia red de actividades: la Fiesta del Libro, la Noche de los Libros, la Fiesta de la Lectura...
 

Montolieu (Francia)
Villa del libro desde 1989, cuando el encuadernador Michel Braibant —que tenía su taller en la cercana ciudad de Carcasona— fundó la asociación “Montolieu Village du Livre” y el Museo de las Artes y los Oficios del Libro; ambas instituciones atrajeron a libreros, encuadernadores, calígrafos y otros artesanos del libro. Además, hay quince librerías, la mayoría especializadas en volúmenes de segunda mano. Reciben en torno a 52 000 visitantes anuales, muchos de ellos para acudir a festivales como el celebrado en primavera.

 

Bredevoort (Países Bajos)
Villa del libro desde 1993. Tiene apenas 1 600 habitantes y más de veinte librerías de segunda mano, sumadas a otra de los atractivos de la localidad: las galerías de arte. El tercer sábado de cada mes se celebra un mercado de libros al aire libre en la plaza de ’T Zand, y la mayoría de establecimientos abren también durante el domingo por la tarde.

 

Saint-Pierre-de-Clages (Suiza)
Villa del libro desde 1993, aunque el colectivo que lo impulsa se formó en 1990. Además de librerías, en ella funcionan talleres de encuadernación y se han establecido —también— otros artesanos del libro. Es célebre por su iglesia del siglo XI. Este año se celebra en ella la asamblea anual de la asociación de villas del libro, en el marco de su potente festival literario.

 

Fjærland (Noruega)
Villa del libro desde 1995. Situada en el barrio de Mundal, el corazón de esta ciudad al oeste del país. Existen numerosas librerías de viejo, la mayoría combinadas con cafeterías, galerías de arte y tiendas de recuerdos para los viajeros. Esta villa del libro cierra cada año —meteorología obliga— entre octubre y abril, aunque sus librerías mantiene abierto el servicio de venta en línea.

 

Fontenoy-la-Joûte (Francia)
Villa del libro desde 1996. Ha perdido la mitad de su población en los últimos cincuenta años, y en su declaración de intenciones confiesan que el proyecto de la villa del libro obedece al objetivo de «revitalizar el medio rural creando nuevos empleos y revalorizar el patrimonio inmobiliario, después del declive industrial de la región». En la actualidad, los visitantes pueden encontrar a diez libreros de viejo, un calígrafo, un artesano... y un restaurante.

 

Wigtown (Reino Unido)
Villa del libro desde 1997. Exhibe el lema de «la villa del libro nacional de Escocia», por su alta concentración de librerías de segunda mano en una localidad que no supera los 1 000 habitantes, y después de presentarse a una votación entre diversas ciudades candidatas. Igual que en otros casos, el proyecto de villa del libro buscaba regenerar una zona deprimida por la desindustrialización. A finales de septiembre celebran —cada año— un festival literario con especial atención a la literatura infantil, juvenil... ¡y a la poesía!

 

Damme (Bélgica)
Villa del libro desde 1997. Merecería la pena visitarla aunque no albergase ni una sola librería: muy cercana a la turística Brujas, comparte con ella el aire medieval, y ha apostado por el cicloturismo en torno a su canal. A la habitual presencia de librerías de viejo y segunda mano, los responsables de Damne suman habituales ferias del libro en sus calles, más allá de un único evento anual.

 

Sysmä (Finlandia)

Villa del libro desde 1997. Esta pequeña ciudad —poco más de 4 000 habitantes— del sur del país no resulta ajena a las palabras: en ella se edita desde hace noventa años el periódico Itä-Häme. Al igual que muchas otras villas del libro, a comienzos del mes de julio celebran cada año su propio festival, «Sysmän Kirjakyläpäivät» («Los días de la villa del libro de Sysmä»).

 

Mühlbeck y Friedersdorf (Alemania)
Villa del libro desde 1997, o más bien: villas del libro, Mühlbeck y Friedersdorf, integradas a su vez en el distrito de Muldestausee. Los bibliófilos podrán disfrutar de más de una docena de librerías, la mayoría de ellas de segunda mano. Se enclavan en una zona de gran atractivo para los amantes de la naturaleza, por los lagos que las rodean.

 

Wünsdorf-Waldstadt (Alemania)
Villa del libro desde 1998. En el distrito de Wünsdorf-Waldstadt —perteneciente a la ciudad de Zossen, a 30 kilómetros del sur de Berlín— se concentran las librerías de viejo. El peso histórico de esta ciudad influye en el contenido de sus librerías: un enorme complejo de búnkeres y museos sobre los últimos cien años de historia militar de la ciudad. Tan espectaculares como sus cuatro librerías, con un fondo de 350 000 libros.

 

Mellösa (Suecia)
Villa del libro desde 2001. Impulsada por una asociación de libreros, asumen que «la mayoría de villas del libro del mundo tienen un “nicho” especial. Amamos los libros igual que amamos a la gente». Por esta regla de tres, «amamos la paz», de manera que la búsqueda de la concordia actúa como guía en esta villa del libro, también atenta a los lectores más jóvenes, con varias librerías cuyo catálogo —y diseño del espacio— están orientadas para su disfrute. Uno de sus atractivos es la casa de la periodista Barbro Ergetie, completamente llena de libros en cada una de sus habitaciones.

 

Tvedestrand (Noruega)
Villa del libro desde 2003. Una tradicional villa de marineros en la costa sur de Noruega, cuyas librerías se establecen en pintorescas casas de madera establecidas tanto en el centro de la ciudad como en la zona del puerto. Tiendas de segunda mano, anticuarios, cafés literarios y otros espacios en los que se celebran actividades vinculadas al libro, la lectura y la escritura.

 

Sedbergh (Reino Unido)
Villa del libro desde 2003. Como tantas otras villas del libro, este pequeño pueblo al norte de Inglaterra vivió una época de esplendor zanjada por la clausura —en 1965— de la vía férrea. Desde 2004, un año después de su fundación, celebran un festival anual cuyo tema varía de edición en edición: el de 2016 ha sido pospuesto. Lo habrían dedicado al poeta Basil Bunting, cuyo célebre poema Briggflatts toma su título del nombre de una iglesia cuáquera situada cerca del pueblo.

 

Montereggio (Italia)
Villa del libro desde 2004. Un pueblo medieval en la región de la Toscana que ha elevado su ambición hasta proclamarse como «país del libro». Su marco incomparable —disculpen el tópico— permite rastrear la historia del pueblo desde su fundación en el siglo XVI, y avanzar más allá de los edificios para conocer su vínculo con la historia del libro, que abarca desde imprentas centenarias al veterano Premio Bancarella. Cada mes de agosto celebran su Festa del Libro.

 

Atherstone (Warwickshire)
Villa del libro desde 2005, en un proyecto impulsado por el estadounidense James Hanna, amigo de Richard Booth, artífice de Hay-on-Wye. Su historia la sitúa como punto importante en la batalla de Bosworth y referencia para el comercio en la época de los Tudor. Alberga numerosos mercados, la mayoría de ellos centrados en la agricultura local, que se suman a librerías, cafés literarios e incluso hoteles con biblioteca.

 

Torup (Dinamarca)
Villa del libro desde 2006. A 60 kilómetros de Copenhague, se enorgullecen de añadir «una dimensión social» a su proyecto, puesto que lo mantienen voluntarios con su trabajo. En esta villa del libro —una comunidad rural cuyo número de habitantes aumenta en verano— existen librerías, claro, pero la protagonista es una estantería a la entrada de la granja del pueblo.

 

Urueña (España)
Villa del libro desde 2007, en la provincia de Valladolid. Su casco histórico —magníficamente conservado— ofrece el aspecto de una pequeña ciudad medieval. Completa su oferta cultural con los espacios dedicados a la música: hay cinco museos —uno de ellos dedicado a la Villa del Libro: el Centro e-LEA Miguel Delibes— y cuenta con más de diez librerías, además de ser la sede de la Asociación para la Recuperación de la Caligrafía Antigua.

 

Bellprat (España)
Villa del libro desde 2008. Situada en la provincia de Barcelona, su población no supera los 100 habitantes, con 20 en el núcleo urbano. La actividad de la denominada «villa del libro» se basa, sin embargo, más en la semana anual de feria del libro —que se celebra durante el mes de junio— que en una actividad continua. Está impulsada por una empresa de gestión cultural que ahora intenta replicar el proyecto de villa con feria en Cervera (Lérida).

 

Esquelbecq (Francia)
Villa del libro desde 2010. Está impulsada por una asociación civil —cuya presidenta se inspiró en un artículo sobre Fontenoy-la-Joûte (Francia) y en una visita a Redu (Bélgica)— que convenció al ayuntamiento para ofrecer locales vacíos a quienes estuvieran interesados en fundar en ellos librerías. En paralelo, el pueblo ha logrado el título de «Villa del Patrimonio», gracias a su importancia histórica. Cada mes de julio celebra una Noche de los Libros, con múltiples actividades.

 

Pazin (Croacia)
Villa del libro desde 2010. Esta ciudad del oeste de Croacia —ha pertenecido a Venecia, Austria, Italia y Yugoslavia—tiene la peculiaridad de haber contado con una fortísima programación literaria, previa al asentamiento de librerías de segunda mano. Es la sede permanente de la Casa del Escritor, cada año se celebran festivales —sobre literatura fantástica, por su vinculación Julio Verne; el Encuentro Internacional de Editores Centroeuropeos de Libros de Viaje; o el Mes del Libro Croata— y al ingresar en la International Organisation of Book Towns se le exigió que potenciaran la apertura de librerías para “igualarse” al resto de villas del libro.

 

Borrby (Suecia)
Villa del libro desde 2011, dependiente de la ciudad de Simrishamn. Por continuar el juego de muñecas rusas, los responsables de Borrby han logrado que la región de Österlen —a la que pertenece esta villa del libro danesa— se convierta en «Tierra de Libros». Muchos de los locales vacíos del pueblo fueron recuperados por dos anticuarios, responsables —junto a la Cámara de Comercio de Borrby— del proyecto, que ha crecido hasta albergar librerías de segunda mano, galerías de arte, estudios de escritores y sedes de editoriales.

 

Ascona (Suiza)
Villa del libro desde 2014. Fruto del empeño de los responsables de la librería anticuaria La Rondine y de Fredy Conrad, bibliotecario de Bellinzona —la capital del cantón del Tesino, al que pertenece Ascona— y presidente de la asociación cultural Ondemedia. Cada primavera se celebra —en torno al imponente Lago Mayor— el festival literario Monte Verità, que actúa como apoyo de la villa y se acompaña de un mercado de artesanos del libro. Han asistido Ian McEwan o Herta Müller.

 

Selfoss (Islandia)
Villa del libro desde 2014: para ello contaron con la asesoría del mismísimo Richard Booth. A sus impulsores, el café South Book y el Museo de Libros escritos por Mujeres en Eyrarbakki, se sumaron pronto otras librerías de la región, grupos artísticos y animadores locales en los ámbitos de la cultura, la educación y el turismo. Está al sur de Islandia —es la única villa del libro del país—, y su población está creciendo debido a la subida del precio de la vivienda en Reikiavik.

 

Óbidos (Portugal)
Villa del libro desde 2015. ¿Su lema? «Pura ficción». Sin embargo, el compromiso con los libros de este pueblo —a hora y media de Lisboa— es muy real. Una ciudadela con castillo, acueducto y numerosas iglesias para visitar, que suma museos, una casa para actividades literarias, un centro sobre literatura infantil (Histórias com Bicho), establecimientos especializados —cuyo fondo se centra en el arte, la arquitectura, la fotografía o la poesía—, un hotel literario (el hotel literario de Óbidos del que ya te hablamos) e incluso una librería instalada en una iglesia.

 

 

Cerraron sus puertas las villas del libro de Dalmellington —que inició su actividad en 1997, y cuya última librería liquidó existencias en 2005— y Blaenavon —entre 2003 y 2006, muy cercana a la pionera Hay-on-Wye, de la que casi se presentaba como competencia—, ambas en Reino Unido. La International Organisation of Book Towns cita como «posible miembro» a El Pedroso (España) y Torup (Dinamarca).

 

Noticias relacionadas:
- Las nuevas librerías españolas más curiosas
- Las mejores librerías de Madrid
- Las librerías más bellas del mundo
- Sello de Calidad para nueve librerías
- Amazon lanza una cadena de librerías
- Abre en París la librería del futuro
- Cinco editoriales que abren librería
- Todas las villas del libro del mundo (1)

¿Qué te ha parecido la noticia?
Vota:              |  Resultado:            
¿Quieres compartirla?
      | Enviar por correo
Comentarios en estandarte- 1

1 | Fidel Antares 09-09-2017 - 19:57:54 h
Merece la pena visitar Redu en Bélgica. Yo lo hago un par de veces al año desde hace más de 20 años y siempre es un placer.

  • libros
  • citas
  • premios
  • editoriales
  • autores
  • talleres
  • El espaol, nuestro idioma
  • revistas
  • libro electrnico
  • varios
Todas las villas del libro del mundo (2)

Hay-on-Wye, la villa del libro pionera.

 

noticias literarias

 

Maratón Millás en FNAC
Hoy jueves, lectura simultánea de Articuentos en toda España.

 

Premio Primavera para Use Lahoz
Lo ha ganado por su novela 'El año que me enamoré de todas'.

 

Todas las hadas del reino, Laura Gallego
La autora de "Memorias de Idhún" publica novela en primavera.

 

Luis Alberto de Cuenca, letrista
'Todas las canciones' reúne sus poemas musicados.

 

Todas las villas del libro del mundo (1)
En nuestra primera entrega recorremos América, Asia y Oceanía.