Pasión por leer. Pasión por escribir.

Portada > Noticias > El español, nuestro idioma > Verbos transitivos, intransitivos y copulativos

Verbos transitivos, intransitivos y copulativos

Qué caracteriza estos verbos y cuál es su diferencia.

10 de junio de 2024. Estandarte.com

Qué: Verbos transitivos, intransitivos y copulativos

En el gran cajón de los verbos –esas palabras que expresan acciones, procesos o estados– caben muchas clasificaciones, no hay más que ver la larga lista que se despliega en la entrada que le dedica el Diccionario de la lengua en su edición en línea: auxiliado, causativo, defectivo, deponente, impersonal, pronominal, reflexivo…

Aquí nos vamos a fijar en tres compartimentos, los transitivos, intransitivos y copulativos. Tanto transitivos como intransitivos comparten su condición de verbos plenos, es decir, están dotados de significado léxico.

En este sentido se contraponen a los auxiliares, cuya misión es acompañar a otra forma verbal no personal: los auxiliares aportan a la oración la información gramatical (persona, número, tiempo…) y dejan para el verbo al que asisten (al que llamamos auxiliado) los datos sobre la acción, el proceso o el estado, es decir, el significado léxico. Estos auxiliaresse utilizan en formas compuestas, voces pasivas y perífrasis verbales. En este apartado brillan especialmente haber (he cogido prestado un bolígrafo), ser (la sesión fue interrumpida por la tormenta) y tener (tuvo que marcharse demasiado pronto).

Los verbos plenos, sin embargo, no necesitan la ayuda o el apoyo de otro verbo. Eso no significa que actúen como llaneros solitarios: demandan la compañía de otros elementos, a los que se conoce como complementos argumentales (complemento directo, de régimen y muchos indirectos) porque sin ellos la oración carecería de sentido o tendría otro significado, o pueden ampliar información con los complementos adjuntos (complemento circunstancial, agente y algunos indirectos).

El verbo que, sí o sí, necesita para completar su significado un complemento u objeto directo es conocido como verbo transitivo. El complemento directo es la persona, animal u objeto sobre la que recae la acción del verbo; mientras que el complemento indirecto es la persona, animal y objeto que recibe el daño o beneficio de esa acción. En el Diccionario de la lengua los distinguen vinculando al directo con el acusativo y al indirecto con el dativo.

En el caso del directo, su función la puede ejercer un sintagma nominal, pronominal, preposicional con la preposición a o una oración. El indirecto aparece como sintagma preposicional también con la a o como pronombre átono de dativo. Si en algún caso surgen dudas sobre si un sintagma preposicional funciona como directo o como indirecto, un buen truco es pasar la oración a pasiva: el complemento que se transforma en sujeto paciente, es el que funciona como directo en la activa (ha llevado a la niña al circo–la niña ha sido llevada al circo); el indirecto no sufre variación (mi padre compró un reloj a mi hermano–un reloj fue comprado por mi padre a mi hermano).

Pero, como veíamos antes, no todos los verbos plenos están obligados a llevar complemento directo. En esos casos, estamos ante verbos intransitivos, que pueden ser existenciales (vivo junto a una laguna), indicar acción (lloré hasta que me quedé dormida), movimiento (corrí hasta que no pude más)…

Muchos verbos pueden comportarse unas veces como transitivos y otras como intransitivos. Es el contexto el que ayuda a reconocer su naturaleza, pasa por ejemplo con cantar: él cantó una canción, cantó durante todo el día.

Terminamos este viaje por los verbos con los copulativos. El adjetivo copulativo, según la definición de la RAE, es el que ata, liga y junta una cosa con otra. Pues de eso se ocupa el verbo copulativo, de enlazar como indica la entrada del Diccionario de la lengua: «Verbo de escaso contenido léxico que une un sujeto con un atributo». En esta misión encontramos a ser, estar parecer (que, de nuevo, según el contexto, también pueden comportarse como verbos predicativos). Además, hay otros verbos –encontrar, resultar, quedar…– que en determinadas oraciones asumen ese rol y pierden parte de su significado pleno, comportándose como verbos semicopulativos (resulta interesante / queda claro…).

Igual que el verbo transitivo demanda un complemento directo, el copulativo y el semicopulativo necesitan al atributo. Este es el grupo sintáctico (nominal, adjetival, preposicional, adverbial o una oración) que expresa una cualidad, una propiedad o el estado del sujeto (mi sobrino está preocupado / su problema es que no duerme bien).

Comentarios en estandarte- 0