Síguenos en:     

Portada > Noticias > Libros > Novela > El principio de Nada, de Carmen Laforet

El principio de Nada, de Carmen Laforet

Con ella, la joven autora ganó el Premio Nadal de 1944.

08 de febrero de 2019. Estandarte.com

Qué: El comienzo de Nada, de Carmen Laforet 

Nada, de Carmen LaforetA la protagonista de Nada, nadie la espera cuando llega a Barcelona. Tampoco era esperada Carmen Laforet en el mundo literario cuando hizo su aparición estelar en 1945, ganando el Premio Nadal a comienzos de ese año.  No lo esperaba ni ella que, al parecer, mandó el manuscrito en los  últimos días… El triunfo, el éxito la pilló un tanto desprevenida. Aunque ella escribía, de repente fue convertida en escritora a base de grandes titulares en la prensa. Sería necesario un ajuste que resultó lento, laborioso, más difícil de lo que se habría supuesto. ¿Por qué?

Nada era una novela extraña, inesperada, ajena –por adelantada– a su tiempo. La trama es difusa, los personajes están sutilmente trazados, aunque Jorge Semprún dijera directamente que “no viven”. ¿Qué es entonces Nada y cuál es su mérito?  Tomamos como referencia la edición de RBA y el prólogo que en ella escribe Núria Amat en 2009. En él explica: “Nada es mucho más que la novela de una mujer que descubre una ciudad y un mundo familiar poblado de demonios, durante el inicio de la posguerra española. Nada es Barcelona (…). Nada es todo. La novela habla del vacío existencial, de los afectos difusos, de la soledad del amor, del miedo, de la angustia, de la frustración sexual, de los temas esenciales del alma”. Una novela que es una ciudad entera, que es todo… Así es como empieza esta novela siempre sorprendente:

 

Por dificultades en el último momento para adquirir billetes, llegué a Barcelona a medianoche, en un tren distinto del que había anunciado y no me esperaba nadie.

Era la primera vez que viajaba sola, pero no estaba asustada; por el contrario, me parecía una aventura agradable y excitante aquella profunda libertad en la noche. La sangre, después del viaje largo y cansado, me empezaba a circular en las piernas entumecidas y con una sonrisa de asombro miraba la gran estación de Francia y los grupos que se formaban entre las personas que estaban aguardando el expreso y los que llegábamos con tres horas de retraso.

El olor especial, el gran rumor de la gente, las luces siempre tristes, tenían para mí un gran encanto, ya que envolvía todas mis impresiones en la maravilla de haber llegado por fin a una ciudad grande, adorada en mis ensueños por desconocida. Empecé a seguir —una gota entre la corriente— el rumbo de la masa humana que, cargada de maletas, se volcaba en la salida. Mi equipaje era un maletón muy pesado —porque estaba casi lleno de libros— y lo llevaba yo misma con toda la fuerza de mi juventud y de mi ansiosa expectación.

Un aire marino, pesado y fresco, entró en mis pulmones con la primera sensación confusa de la ciudad: una masa de casas dormidas; de establecimientos cerrados; de faroles como centinelas borrachos de soledad. Una respiración grande, dificultosa, venía con el cuchicheo de la madrugada. Muy cerca, a mi espalda, enfrente de las callejuelas misteriosas que conducen al Borne, sobre mi corazón excitado, estaba el mar.

Debía parecer una figura extraña con mi aspecto risueño y mi viejo abrigo que, a impulsos de la brisa, me azotaba las piernas, defendiendo mi maleta, desconfiada de los obsequiosos camàlics.

Recuerdo que, en pocos minutos, me quedé sola en la gran acera, porque la gente corría a coger los escasos taxis o luchaba por arracimarse en el tranvía.

Uno de esos viejos coches de caballos que han vuelto a surgir después de la guerra se detuvo delante de mí y lo tomé sin titubear, causando la envidia de un señor que se lanzaba detrás de él desesperado, agitando el sombrero.

Corrí aquella noche en el desvencijado vehículo, por anchas calles vacías y atravesé el corazón de la ciudad lleno de luz a toda hora, como yo quería que estuviese, en un viaje que me pareció corto y que para mí se cargaba de belleza.

El coche dio la vuelta a la plaza de la Universidad y recuerdo que el bello edificio me conmovió como un grave saludo de bienvenida.

Enfilamos la calle de Aribau, donde vivían mis parientes, con sus plátanos llenos aquel octubre de espeso verdor y su silencio vivido de la respiración de mil almas detrás de los balcones apagados. Las ruedas del coche levantaban una estela de ruido, que repercutía en mi cerebro. De improviso sentí crujir y balancearse todo el armatoste. Luego quedó inmóvil.

—Aquí es —dijo el cochero.

Levanté la cabeza hacia la casa frente a la cual estábamos. Filas de balcones se sucedían iguales con su hierro oscuro, guardando el secreto de las viviendas. Los miré y no pude adivinar cuáles serían aquellos a los que en adelante yo me asomaría. Con la mano un poco temblorosa di unas monedas al vigilante y cuando él cerró el portal detrás de mí, con gran temblor de hierro y cristales, comencé a subir muy despacio la escalera, cargada con mi maleta.

Todo empezaba a ser extraño a mi imaginación; los estrechos y desgastados escalones de mosaico, iluminados por la luz eléctrica, no tenían cabida en mi recuerdo.

Ante la puerta del piso me acometió un súbito temor de despertar a aquellas personas desconocidas que eran para mí, al fin y al cabo, mis parientes y estuve un rato titubeando antes de iniciar una tímida llamada a la que nadie contestó. Se empezaron a apretar los latidos de mi corazón y oprimí de nuevo el timbre. Oí una voz temblona: «¡Ya va! ¡Ya va!». Unos pies arrastrándose y unas manos torpes descorriendo cerrojos. Luego me pareció todo una pesadilla.

¿Qué te ha parecido la noticia?
Vota:              |  Resultado:            
¿Quieres compartirla?
      | Enviar por correo
Comentarios en estandarte- 0
  • libros
  • citas
  • premios
  • editoriales
  • autores
  • talleres
  • El espaol, nuestro idioma
  • revistas
  • libro electrnico
  • varios
El comienzo de Nada, de Carmen Laforet

Cubierta de 'Nada', de Carmen Laforet.

 

noticias literarias

 

El principio de 'Corazón tan blanco'
Javier Marías y aquello de «No he querido saber, pero he sabido...».

 

El comienzo de Ana Karenina
Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero...

 

Álvaro Pombo gana el Premio Nadal
'Si nosotros no cuidamos a las personas, el mundo se viene abajo.'

 

El comienzo de 'La metamorfosis'
Gregor Samsa, el personaje de Franz Kafka, ya cumplió cien años.

 

Carmen Laforet: algo más que 'Nada'
La biografía de una novelista de su “propia sustancia”.