Pasión por leer. Pasión por escribir.

Portada > Noticias > Varios > ¿Qué libros son considerados raros? Tipos de libros raros

¿Qué libros son considerados raros? Tipos de libros raros

Primeras ediciones, ediciones príncipe y otras rarezas.

04 de julio de 2024. Sandra Chamorro de Vega

Qué: Los libros raros: tipos y ejemplos

En el documental Libreros de Nueva York, dirigido por D.W. Young, se dedica un espacio a hablar sobre libros raros. A continuación, se comparten algunas de las ideas principales del documental. ¿Qué hace que un libro sea raro?

 

¿Qué son los libros raros?

Los libros se consideran raros cuando son difíciles de encontrar al no existir muchos volúmenes disponibles. Esta escasez hace que muchas personas o instituciones estén interesados en adquirirlos.

En definitiva, en una aproximación económica, también se podría decir, simplificando mucho, que libro raro es sinónimo de libro carísimo.

A los libros raros se les considera objetos de interés anticuario, es decir, objetos que tienen un interés de coleccionismo, aún así, es un objeto de coleccionismo diferente a, por ejemplo, las pinturas, de las que solo suele haber una. En el caso de los libros, aunque haya pocos ejemplares, siempre suele haber más de uno, lo que los hace menos singulares.

No obstante, como se verá a continuación, algunos libros raros son bastante únicos.

 

¿Quiénes buscan libros raros?

Según el documental, son tres los perfiles interesados en encontrar libros raros:

  • Coleccionistas privados
  • Personal de librerías especializada en libros antiguos
  • Instituciones

El documental se centra en el perfil de los coleccionistas privados y admite que es un colectivo que está de capa caída. Al haberse reducido enormemente el número de coleccionistas en los últimos años.

Como caso curioso y ejemplo de coleccionista, en el documental se habla del caso de Justin Schiller, al que de pequeño sus padres daban 5 céntimos de dólar cada vez que les acompañaba a una tienda de antigüedades y se portaba bien.

Schiller cuenta que, al final del día, siempre tenía suficiente para comprarse un libro y así es como, sin darse cuenta, empezó a muy temprana edad a coleccionar libros que ahora se consideran raros y en aquel momento Schiller tenía un interés especial: las historias de El Mago de Oz de L. Frank Baum.

En 1956, con motivo del centenario del nacimiento de Frank Baum, la Universidad de Columbia, en Nueva York, quiso hacer una exposición de obras suyas, pero no eran capaces de encontrar algunas de ellas y Justin, que entonces tenía 13 años, se convirtió en el prestador más joven de la historia de la Universidad.

 

Tipos de libros raros

Para organizar los libros raros, en el documental los van describiendo por sus características fundamentales, qué es lo que les hace especiales.

De esta manera, podríamos determinar las siguientes tipologías de libros raros:

 

Tamerlane and other poems, de Edgar Allan Poe. Primera edición.Primeras ediciones

Las primeras ediciones de los clásicos que han llegado a nuestros días se consideran libros muy valiosos, ya que quedan muy pocos ejemplares disponibles.

Como ejemplo destacado de primeras ediciones estaría la primera edición del primer libro de Edgar Allan Poe de 1827, Tamerlane and Other Poems. Este libro se vendió por 15 dólares en una tienda de segunda mano y en 1989 se vendió en una subasta por 200.000 dólares y está considerado el libro más caro de la historia de Estados Unidos. Como curiosidad, este ejemplar tiene la marca de un posavasos en la cubierta.

 

Libros encuadernados con piel humana

Sí, lo que lees, existe un puñado de libros encuadernados con piel humana.

Por ejemplo, dos encuadernaciones en inglés de La danza de la muerte de Hans Holbein. Una de las encuadernaciones tenía un medallón con una calavera hecha de dientes y huesos.

 

Libros raros: encuadernados con joyasLibros encuadernados con joyas

Consideradas las encuadernaciones más bellas. Las tapas de los libros podían estar cubiertas de rubíes y otras piedras preciosas y los cantos se revestían con oro.

 

Las sobrecubiertas

Las sobrecubiertas, especialmente las que están bien conservadas, fueron de especial interés para los coleccionistas de libros raros en las décadas de los 80 y los 90.

No es tan evidente que estas piezas hayan sobrevivido a los años, ya que su objetivo principal era de envoltorio para que el libro no se llenara de polvo mientras estuviera en la tienda para, una vez adquirido, el comprador pudiera tirarlo y disfrutar de la cubierta.

En el documental da a conocer el siguiente ejemplo ilustrativo sobre el coste de los de El Gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald según el estado y si tiene o no sobrecubierta:

  • Una primera edición muy bien conservada vale 5.000 dólares
  • Una primera edición con una sobrecubierta dañada vale 15.000 dólares
  • Una primera edición con la sobrecubierta intacta vale 150.000 dólares.

El interés en esta pieza sobrepasa lo artístico, en muchas ocasiones las ilustraciones y dibujos de las sobrecubiertas son geniales y llega a un interés informativo, por ejemplo, la biografía de un autor puede cambiar mucho entre la publicación de su primer libro y la publicación del último y a veces las biografías solo aparece en las sobrecubiertas.

 

Libros dedicados

En este caso es la grandísima Fran Lebowitz la que nos explica, de forma sencilla y algo irónica, cómo funciona el valor de las dedicatorias dentro de los libros raros: "Si la dedicatoria es a una persona en concreto y esa persona es famosa: el libro vale más. Si el libro está dedicado a alguien que no es conocido: el libro vale menos".

El interés en las dedicatorias y, en general, a cualquier marca de pertenencia al autor que exista en un libro puso en segundo plano el interés por las sobrecubiertas.

 

Libro de horas de Isabel la CatólicaLibros únicos por estar escritos a mano

Especialmente los manuscritos iluminados, que son las obras donde el texto va acompañado de letras capitales, bordes o miniaturas que suponen una decoración para la página.

Originalmente, se denominaban manuscritos iluminados solo a los que estaban decorados con oro o plata, aunque ahora se acepta cualquier manuscrito o pieza que esté decorada.

Los manuscritos iluminados más antiguos que se conservan son del 400-600 d.C.

Por otro lado, los códices se caracterizan por ser libros que están escritos a mano en su totalidad. Este tipo de pieza surgió en el ámbito religioso y se limitaba prácticamente a la liturgia y la hagiografía, a contar vidas de santos.

 

Libros "con historia"

Y llegamos al gran cajón de sastre. Se trata de libros que son especiales por alguna razón, por ejemplo, libros con anotaciones, marcas, etc. Un especialista dice que para él «los mejores libros son los que parece que les ha atropellado un camión, pero tiene que ser el camión correcto».

En definitiva, Libreros de Nueva York es un documental muy interesante y curioso de una hora y media que es recomendable para cualquier bibliófilo, cualquier persona interesada en el fabuloso mundo de los libros.

 

Comentarios en estandarte- 0