Pasión por leer. Pasión por escribir.

Portada > Noticias > Varios > Multados por compartir citas literarias

Multados por compartir citas literarias

La policía sanciona a la librería barcelonesa Nollegiu.

29 de septiembre de 2015. Estandarte

Qué: la librería Nollegiu, denunciada por su pizarra. Dónde: Amistat, 22; Barcelona.

Actualización del 30 de septiembre de 2015:

En algunos casos no molestan las palabras, nos tememos, sino los objetos que las difunden. Y hablando de la multa a la librería Nollegiu no nos referimos a un libro, o a una tableta, sino a una pizarra: la que en la calle peatonal Amistat difunde —día tras día— una cita literaria. Versos o fragmentos de relatos que los internautas solicitan cada día, y que ahora resisten pegados a la ventana del local, tras —eso sí— la denuncia de un vecino.

Un inspector del Ayuntamiento de Barcelona visitó el lunes 28 de septiembre la librería Nollegiu —especializada en literatura independiente, con una especial atención a la lengua catalana— para comunicarles que la pizarra debía ser retirada. El responsable de Nollegiu, Xavier Vidal, abrió su librería el 27 de octubre de 2013; desde entonces, durante el horario comercial del espacio, los paseantes del barrio del Poblenou han podido disfrutar de los fragmentos escogidos por Vidal. Según indican desde Nollegiu, el vecino o vecina también ha denunciado a un espacio de talleres artísticos, LaBlu, que anunciaba sus actividades en otra pizarra en la calle, y a un quiosco de prensa que funciona desde hace cinco años.

Nollegiu, LaBlu o la sala Ramona —de conciertos y exposiciones— dotan a la calle Amistat de un carácter cultural distinto al de otros espacios. «La pizarra la continuaremos poniendo cada día, naturalmente», anuncia Xavier Vidal en el blog de Nollegiu. «Tendremos que esconderla de forma que no sea tan visible», para no arriesgarse así a repetir la «sanción importante» que van a recibir. Porque para el Ayuntamiento de Barcelona, la pizarra denunciada de la librería Nollegiu no difunde la cultura, sino que se trata de un «obstáculo en la calle».

Noticias relacionadas:
- En busca del Vonnegut perdido

Comentarios en estandarte- 0