Síguenos en:   

Portada > Noticias > Libros > Varios > Bibliofilia, bibliopatía, bibliofobia... ¿Qué son?

Bibliofilia, bibliopatía, bibliofobia... ¿Qué son?

Filias, fobias, pasiones y dolencias en torno al libro... y a través del libro.

21 de octubre de 2020. Estandarte.com

Qué: Libros que hablan de bibliofilia y bibliopatía Autores: varios 

El amor por los libros se conoce como bibliofilia. Tomando la descripción de alguien que no nos cabe la duda de que sentía por ellos un amor sincero, María Moliner, nos fijamos en que esa afición puede estar motivada por cualquiera de sus méritos: de contenido, de forma o por su rareza.

Entre los bibliófilos hay coleccionistas en busca de incunables, ediciones príncipe, libros marcados por escudos de armas, por exlibris o por firmas; puede que también suspiren por un pergamino y rastreen en anticuarios y casas de subastas… Algunos se interesan por quiénes fueron los anteriores propietarios del ejemplar que ansían y muchos se especializan en un tema, una época o una geografía y convierten su pasión bibliófila en una tarea con mucho jugo para el saber histórico. Con lo que tienen de fetichistas y de grandes lectores van creando las bibliotecas con las que perfilan también sus biografías. Uno de los deseos de cualquier bibliófilo es que su biblioteca permanezca unida, así lo cuenta la página de la Fundación Lázaro Galdiano cuando describe la faceta de bibliófilo de José Lázaro Galdiano (Beire, Navarra, 1862-Madrid, 1947), empresario, editor y coleccionista de arte. La suya lo está, se encuentra junto a su museo, en Madrid, y guarda joyas como la Biblia Políglota o un manuscrito apógrafo de El Buscón de Quevedo.

En un artículo publicado en XLSemanal, Arturo Pérez-Reverte se describe como un viejo cazador de libros y cuenta algo que tiene mucho que ver con esta bibliofilia de la que hablamos: “[…] Sigo cazando [libros] rápido, apasionado, gozoso. Luego, en casa, vaciaré la bolsa del botín para situar cada uno en el lugar y la compañía que le corresponde. Como esos cuatro de Graham Greene que acabo de comprar por diez euros aunque ya los tengo en otras ediciones, sólo porque el ex libris que llevan pegado hace pensar que su propietaria –una mujer tal vez ya muerta– fuese quien fuera, sonreiría consolada si me viese rescatarlos. […]”. Precisamente con Pérez-Reverte comenzamos una pequeña incursión en libros por los que transitan bibliófilos:

 

El Club Dumas - Arturo Pérez ReverteEl club Dumas, de Arturo Pérez-Reverte

Aventuras, crimen y misterio en una novela con muchas referencias y guiños literarios y en la que el amor de Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) por los libros hilvana una historia intensa, muy entretenida, inteligente e interesante, que atrapa y ha recorrido mundo desde su publicación en 1993 por Alfaguara con sus múltiples ediciones y traducciones. El club Dumas tiene a un mercenario de la bibliofilia como protagonista, Lucas Corso; hay un manuscrito de Los tres mosqueteros por autentificar y el enigma de un extraño libro, quemado en 1667 con el hombre que lo imprimió, por descifrar. Con estos elementos la sinopsis del libro lanza una bibliófica cuestión: ¿Puede un libro ser investigado policialmente como si de un crimen se tratara, utilizando como pistas sus páginas, papel, grabados y marcas de impresión, en un apasionante recorrido de tres siglos?

Alfaguara, 1993 (1.ª edición)-2008, 464 páginas, 22 € (papel), 5,99 € (eBook)

 

Una soledad demasiado ruidosa, de Bohumil Hrabal - Libros sobre bibliofiliaUna soledad demasiado ruidosa, de Bohumil Hrabal

“[…] cuando un libro comunica algo válido, su ritmo silencioso persiste incluso mientras lo devoran las llamas, y es que un verdadero libro siempre indica algún camino nuevo que conduce más allá de sí mismo.” Son palabras de Haňt’a, protagonista y narrador de Una soledad demasiado ruidosa, un hombre que  lleva 35 años trabajando en un sótano prensando papel. No es la única declaración de amor que hallamos en esta deliciosa novela de Bohumil Hrabal (Brno, 1914-Praga, 1997) traducida del checo por Monika Zgustova: “Pero, al igual que en las aguas sucias y turbias de un río en el desagüe de una fábrica, resplandece de vez en cuando un pez magnífico, en el río de papel viejo también brilla a veces el lomo de un libro precioso; deslumbrado, miro un rato hacia otra parte antes de cogerlo, lo seco con el delantal, lo abro y huelo el texto, y sólo entonces fijo los ojos en la primera frase y la leo como si fuera una predicción homérica; entonces guardo el libro entre otros bellos hallazgos […]”. Todo un bibliófilo.

Galaxia Gutenberg, 2015, 112 páginas, 11,90 € (papel), 11,99 € (eBook)

 

La novela del buscador de libros, de Juan Bonilla - Libros sobre bibliofilia y bibliopatíasLa novela del buscador de libros, de Juan Bonilla

La novela del buscador de libros es, según la descripción de su autor, Juan Bonilla (Jerez de la Frontera, 1966), una memoria desordenada y azarosa; un ensayo en el que el escritor jerezano comparte su pasión por los libros. Está cuajado de anécdotas y curiosidades, de referentes, lecturas y librerías de segunda mano, de títulos y de retos para quien reconoce que no recuerda ni un solo día en que no haya buscado libros. De amor por los libros.

En una entrevista de diciembre de 2019 en Magnet, Juan Bonilla declaró: “Soy bibliófilo como cualquiera que haya hecho de los libros una costumbre. Y bibliómano como cualquiera que haya hecho de la costumbre una enfermedad.” Con esa declaración pasamos de la bibliofilia a la bibliopatía. La frontera no siempre es clara y lo que se justifica por amor puede convertirse en una manía enfermiza. El bibliómano de la cita de Bonilla es aquel que tiene una propensión exagerada a acumular libros. Hay otras dolencias y nos vamos a fijar precisamente en un libro para señalarlas y en otro para acompañar a un clásico, Flaubert, en un misterio relacionado con estos asuntos.

Fundación José Manuel Lara, 2018, 271 páginas, 19,90 € (papel), 5,99 € (eBook)

 

Enfermos de libro, de Miguel AlberoEnfermos del libro, de Miguel Albero

Decíamos que la frontera entre bibliofilia y bibliopatía puede ser difusa. Tanto es así que Miguel Albero (Madrid, 1967) en Enfermos del libro. Breviario personal de bibliopatías propias y ajenas señala a la bibliofilia como una de esas enfermedades y como tal la aborda. Junto a ella, están la bibliocleptomanía, la bibliofagia, la bibliofobia o la biblioclastia. Por estas páginas, se pasean ladrones de libros, comedores de los mismos, también hay quienes los temen, quienes los destruyen y –como hemos dicho– quienes los aman. Personajes históricos, anécdotas divertidas y acontecimientos dramáticos (quema de libros por los nazis), ficción, realidad, ironía, juego y un prólogo, precisamente, de Juan Bonilla.  

Universidad de Sevilla. Secretariado de publicaciones, 2009 (1.ª edición)-2104, 235 páginas, 14,25 €

 

Bibliomanía, de Gustave FlaubertBibliomanía, de Gustave Flaubert

Con traducción de Javier Santillán e ilustraciones de Marcos Morán, este relato de juventud de Gustave Flaubert (Ruan, 1821-Croisset, 1880) editado por Gadir muestra, entre intrigas y misterio, los límites insospechados a los que puede llegar alguien quien ama a los libros por encima de todo. Ese alguien es Giacomo y vive por y para los libros en Barcelona.

Gadir, 2013, 64 páginas, 15 €

¿Qué te ha parecido la noticia?
Vota:              |  Resultado:            
¿Quieres compartirla?
    | Enviar por correo
Comentarios en estandarte- 0
  • libros
  • citas
  • premios
  • editoriales
  • autores
  • talleres
  • El espa�ol, nuestro idioma
  • revistas
  • libro electr�nico
  • varios
Bibliofilia y bibliopatía a través de los libros

Bibliofilia y bibliopatía a través de los libros.

 

noticias literarias

 

El Museo del Libro, en Burgos, crece
Un balance muy positivo de 2013 para este centro cultural privado.

 

El Museo del Libro celebra el Día del Libro
Puertas abiertas y actividades para toda la familia.

 

Más visitantes para el Museo del Libro
El centro cultural privado burgalés siguió creciendo el año pasado.

 

Los «booktubers» estrenan canal
Javier Ruescas o Esmeralda Verdú, en la plataforma Flooxer.

 

¿Qué es un sinónimo?
Definición, tipos de sinónimos y alguna anécdota.