Pasión por leer. Pasión por escribir.

Portada > Noticias > El español, nuestro idioma > Crisis humanitaria está bien dicho

Crisis humanitaria está bien dicho

El uso ha validado esta afirmación en principio contradictoria.

01 de julio de 2022. Estandarte.com

Qué: uso del adjetivo humanitario/a

Tragedia humanitaria, ¿es correcto?El adjetivo 'humanitario' aplicado a una tragedia, una catástrofe o una crisis de grandes proporciones produce desconcierto en muchas personas; sin embargo, ¡mucha atención al dato!, es un término válido cuando se refiere a situaciones que requieren la intervención de organizaciones humanitarias.

¿Por qué las dudas en cuanto a su uso? La principal razón es su propia definición elaborada por la RAE: “humanitario, ria. (Del lat. Humanitas,-atis). adj. Que mira o se refiere al bien del género humano. II 2. Benigno, caritativo, benéfico. II 3. Que tiene como finalidad aliviar los efectos que causan la guerra u otras calamidades en las personas que las padecen”.

Esta incongruencia –relacionar una crisis con algo que favorece al género humano– motivó que en un artículo de 1994 el que fue director de la Real Academia Española, Fernando Lázaro Carreter, pusiera en grito en el cielo o mejor dicho “el dardo en la palabra” denunciando el uso de este término en aquel momento valorado como totalmente inadecuado: “Los brutales acontecimientos de Ruanda has sido calificados por bastantes medios de comunicación como catástrofe humanitaria, cuando es precisamente lo humanitario lo menos catastrófico de aquel horror”.

Argumento similar encontramos en Las 500 dudas más frecuentes del español, en la edición de 2013, que afirmaba: “humanitario. Se aplica para aquello que ‘mira o se refiere al género humano’ y por lo tanto no es de aplicación a sustantivos que tengan valor negativo, como crisis, drama, tragedia, catástrofe, etc.” Proponiendo el uso de humano para calificar ese tipo de situaciones.

Hubo polémica, muchas opiniones en contra y a favor hasta que prevaleció su uso –al fin y al cabo la lengua es un ente vivo capaz de adaptarse a todas las circunstancias– siempre que se refiera a determinados sucesos en una suerte de elipsis: crisis “que precisa ayuda” humanitaria.

Veamos lo que cuenta la Fundéu. Tras constatar su significado compasivo destaca que el término “…resulta un contrasentido en el contexto de un suceso que hay que lamentar, pero el giro puede considerarse una extensión válida por la falta de expresión clara y concisa en español que aluda a este tipo de situaciones, generalmente asociados a desastres naturales, conflictos o violencia generalizada y desplazamientos de población”.

“Se trata –continúa en su argumentación– de un uso asentado en el derecho internacional humanitario que se ha trasladado a la lengua general, tal como recoge el diccionario combinatoria Redes, que señala que el vocablo humanitario se emplea con sustantivos que designan situaciones de dificultad, adversidad o infortunio, a menudo con resultados trágicos, como catástrofe, crisis, desastre y drama. De todas las variantes en uso, la preferida por los organismos internacionales es crisis humanitaria”.

De esta forma no hay peros de corrección lingüística que poner a la forma de redactar noticias como esta: “A los crímenes de guerra les ha seguido la catástrofe humanitaria, con miles de personas perdidas en el desierto sin víveres, sin agua, andando descalzos”. Vemos aquí que al drama de la guerra se une una posterior crisis de grandes proporciones, que es la que precisa esa ayuda extraordinaria.

En cambio, no se puede usar en situaciones como pueden ser un accidente de tráfico, un excursionista perdido y muerto en el monte o un incendio en una vivienda en las que no se dan esas premisas. Para ellas tenemos terrible accidente, drama humano o enorme tragedia, ya que pese al dolor que producen no precisan de medios excepcionales de ayuda.

Comentarios en estandarte- 0