Síguenos en:   

Portada > Noticias > Autores > Luis de Góngora: cinco poemas esenciales

Luis de Góngora: cinco poemas esenciales

Con su poesía abrió paso a una renovadora forma de escribir poemas.

09 de octubre de 2021. Estandarte.com

Qué: Cinco poemas esenciales de Luis de Góngora 

Luis de Góngora: poemas escogidosLuis de Góngora nació en Córdoba en 1561 y murió en esa misma ciudad en 1627; fecha, el 27, que dio nombre a toda una grandiosa generación de poetas que volvió a reconocer la inmensa calidad lírica de este autor en unos poemas, Soledades y Polifemo, herméticos y difíciles.

Poeta renovador, barroco, irónico, burlón, culto, Góngora fue la viva imagen del culteranismo, una de las dos corrientes (la otra era el conceptismo, representado por Quevedo) que caracterizaron el Siglo de Oro.

Lenguaje extraordinariamente rico, metáforas exaltadas, latinismos, referencias mitológicas, voces vivas y sonoras o referencias medievales son los referentes de un estilo que fue creciente en intensidad a medida que pasaron los años tanto en su poesía religiosa como en la profana.

 

A los celos
¡Oh niebla del estado más sereno,
Furia infernal, serpiente mal nacida!
¡Oh ponzoñosa víbora escondida
De verde prado en oloroso seno!

¡Oh entre el néctar de Amor mortal veneno,
Que en vaso de cristal quitas la vida!
¡Oh espada sobre mí de un pelo asida,
De la amorosa espuela duro freno!

¡Oh celo, del favor verdugo eterno!,
Vuélvete al lugar triste donde estabas,
O al reino (si allá cabes) del espanto;

Mas no cabrás allá, que pues ha tanto
Que comes de ti mesmo y no te acabas,
Mayor debes de ser que el mismo infierno.

 

Dejadme llorar

La más bella niña
De nuestro lugar,
Hoy viuda y sola
Y ayer por casar,
Viendo que sus ojos
A la guerra van,
A su madre dice,
Que escucha su mal:

Dejadme llorar
Orillas del mar.

Pues me distes, madre,
En tan tierna edad
Tan corto el placer,
Tan largo el pesar,
Y me cautivastes
De quien hoy se va
Y lleva las llaves
De mi libertad,

 

Dejadme llorar
Orillas del mar.

En llorar conviertan
Mis ojos, de hoy más,
El sabroso oficio
Del dulce mirar,
Pues que no se pueden
Mejor ocupar,
Yéndose a la guerra
Quien era mi paz,

Dejadme llorar
Orillas del mar.

No me pongáis freno
Ni queráis culpar,
Que lo uno es justo,
Lo otro por demás.
Si me queréis bien,
No me hagáis mal;
Harto peor fuera
Morir y callar,

Dejadme llorar
Orillas del mar.

 

Dulce madre mía,
¿Quién no llorará,
Aunque tenga el pecho
Como un pedernal,
Y no dará voces
Viendo marchitar
Los más verdes años
De mi mocedad?

Dejadme llorar
Orillas del mar.

Váyanse las noches,
Pues ido se han
Los ojos que hacían
Los míos velar;
Váyanse, y no vean

Tanta soledad,
Después que en mi lecho
Sobra la mitad.

Dejadme llorar
Orillas del mar.

 

Ni este monte, este aire, ni este río

Ni en este monte, este aire, ni este río
Corre fiera, vuela ave, pece nada,
De quien con atención no sea escuchada
La triste voz del triste llanto mío;

Y aunque en la fuerza sea del estío
Al viento mi querella encomendada,
Cuando a cada cual de ellos más le agrada
Fresca cueva, árbol verde, arroyo frío,

A compasión movidos de mi llanto,
Dejan la sombra, el ramo y la hondura,
Cual ya por escuchar el dulce canto

De aquel que, de Strimón en la espesura,
Los suspendía cien mil veces. ¡Tanto
Puede mi mal, y pudo su dulzura!

 

Las flores del romero

Las flores del romero,
Niña Isabel,
Hoy son flores azules,
Mañana serán miel

Celosa estás, la niña,
Celosa estás de aquel
Dichoso, pues le buscas,
Ciego, pues no te ve,
Ingrato, pues te enoja,
Y confiado, pues
No se disculpa hoy
De lo que hizo ayer.
Enjuguen esperanzas
Lo que lloras por él,
Que celos entre aquéllos
Que se han querido bien,

Hoy son flores azules,
Mañana serán miel.

Aurora de ti misma,
Que cuando a amanecer
A tu placer empiezas,
Te eclipsan tu placer,
Serénense tus ojos,
Y más perlas no des,
Porque al Sol le está mal
Lo que a la Aurora bien.
Desata como nieblas
Todo lo que no ves,
Que sospechas de amantes
Y querellas después,

Hoy son flores azules,
Mañana serán miel.

 

Soledad primera (Fragmento)

Era del año la estación florida

En que el mentido robador de Europa
–Media luna las armas de su frente,
Y el Sol todo los rayos de su pelo–,
Luciente honor del cielo,
En campos de zafiro pace estrellas,
Cuando el que ministrar podía la copa
A Júpiter mejor que el garzón de Ida,
–Náufrago y desdeñado, sobre ausente–,
Lagrimosas de amor dulces querellas
Da al mar; que condolido,
Fue a las ondas, fue al viento
El mísero gemido,
Segundo de Arión dulce instrumento.

 

Del siempre en la montaña opuesto pino
Al enemigo Noto
Piadoso miembro roto
–Breve tabla– delfín no fue pequeño
Al inconsiderado peregrino
Que a una Libia de ondas su camino
Fió, y su vida a un leño.
Del Océano, pues, antes sorbido,
Y luego vomitado
No lejos de un escollo coronado
De secos juncos, de calientes plumas
–Alga todo y espumas–-
Halló hospitalidad donde halló nido
De Júpiter el ave.

¿Qué te ha parecido la noticia?
Vota:              |  Resultado:            
¿Quieres compartirla?
    | Enviar por correo
Comentarios en estandarte- 0
  • libros
  • citas
  • premios
  • editoriales
  • autores
  • talleres
  • El espa�ol, nuestro idioma
  • revistas
  • libro electr�nico
  • varios
Luis de Góngora: cinco poemas esenciales

Luis de Góngora: cinco poemas esenciales.

 

noticias literarias

 

Góngora: inédito y chivato
Ha sido hallado un texto inédito dirigido a un tribunal de la Inquisición.

 

Hidalgus: jugando con el Siglo de Oro
Edebé invita a los niños a jugar con Góngora, Velázquez y Quevedo.

 

Luis Alberto de Cuenca, letrista
'Todas las canciones' reúne sus poemas musicados.

 

Gastroletras en el centro de Madrid
La literatura y la gastronomía se fusionan en el Barrio de las Letras.

 

Luis de Góngora, una poesía renovadora
La vida del gran poeta del Siglo de Oro español.