Síguenos en:   

Portada > Noticias > Autores > Baudelaire, cinco grandes poemas

Baudelaire, cinco grandes poemas

Impulsó un lenguaje innovador y renovó los temas de la poesía.

08 de abril de 2021. Estandarte.com

Qué: poemas escogidos de Baudelaire

Selección de poemas de Charles BaudelaireCon Charles Baudelaire (París, 1821-1867) la poesía supera el Romanticismo y anticipa el camino al parnasianismo y al simbolismo. A este poeta maldito, considerado el primer poeta moderno, se debe una nueva métrica –lejos de rígidas reglas– y una personal elección de temas con la inquietud, la angustia, la transgresión, el amor e, incluso, la exaltación de la droga navegando a lo largo de sus poemas.

Así se ve en Las flores del mal, su obra culminante y un reflejo de sus experiencias, que fueron muchas y variadas, pese a su corta vida. Baudelaire escribió con auténtica pasión, fue crítico de arte, traductor y poeta renovador.

Era un hombre iconoclasta, pendiente de las corrientes estéticas (de ahí su admiración por Delacroix y Wagner); vivió la riqueza, la pobreza, la droga y el alcohol.

Entusiasta como fue de la libertad y la naturaleza, su poesía cerró el camino al pasado, creando un lenguaje nuevo, sugerente y evocador que interpreta la realidad desde las más diversas situaciones y sentimientos. Esta estética –la que marcó a otros poetas franceses como Rimbaud, Verlaine, o Mallarmé (inspiradores, a su vez, del modernismo)– fue imprescindible para el desarrollo imparable de la nueva poética que surgió de sus creaciones.

 

Elevación

Por encima de estanques, por encima de valles,
De montañas y bosques, de mares y de nubes,
Más allá de los soles, más allá de los éteres,
Más allá del confín de estrelladas esferas,

Te desplazas, mi espíritu, con toda agilidad
Y como un nadador que se extasía en las olas,
Alegremente surcas la inmensidad profunda
Con voluptuosidad indecible y viril.

Escápate muy lejos de estos mórbidos miasmas,
Sube a purificarte al aire superior
Y apura, como un noble y divino licor,
La luz clara que inunda los límpidos espacios.

Detrás de los hastíos y los hondos pesares
Que abruman con su peso la neblinosa vida,
¡Feliz aquel que puede con brioso aleteo
Lanzarse hacia los campos luminosos y calmos!

Aquel cuyas ideas, cual si fueran alondras,
Levantan hacia el cielo matutino su vuelo
–¡Que planea sobre todo, y sabe sin esfuerzo,
La lengua de las flores y de las cosas mudas!

 

El albatros


Por distraerse, a veces, suelen los marineros
Dar caza a los albatros, grandes aves del mar,
Que siguen, indolentes compañeros de viaje,
Al navío surcando los amargos abismos.

Apenas los arrojan sobre las tablas húmedas
Estos reyes celestes, torpes y avergonzados,
Dejan penosamente arrastrando las alas,
Sus grandes alas blancas semejantes a remos.

Este alado viajero, ¡qué inútil y qué débil!
Él, otrora tan bello, ¡qué feo y qué grotesco!
¡Éste quema su pico, sádico, con la pipa,
Aquél, mima cojeando al planeador inválido!

El Poeta es igual a este señor del nublo,
Que habita la tormenta y ríe del ballestero.
Exiliado en la tierra, sufriendo el griterío,
Sus alas de gigante le impiden caminar.

 

Tristezas de la luna

Esta noche la luna sueña con más pereza,
Cual si fuera una bella hundida entre cojines
Que acaricia con mano discreta y ligerísima,
Antes de adormecerse, el contorno del seno.
Sobre el dorso de seda de deslizantes nubes,
Moribunda, se entrega a prolongados éxtasis,
Y pasea su mirada sobre visiones blancas,
Que ascienden al azul igual que floraciones.

Cuando sobre este globo, con languidez ociosa,
Ella deja rodar una furtiva lágrima,
Un piadoso poeta, enemigo del sueño,

De su mano en el hueco, coge la fría gota
como un fragmento de ópalo de irisados reflejos.
Y la guarda en su pecho, lejos del sol voraz.

 

A la que es demasiado alegre

Tu cabeza, tu gesto, tu aire
Como un bello paisaje, son bellos;
Juguetea en tu cara la risa
Cual fresco viento en claro cielo.

El triste paseante al que rozas
Se deslumbra por la lozanía
Que brota como un resplandor
De tus espaldas y tus brazos.

El restallante colorido
De que salpicas tus tocados
Hace pensar a los poetas
En un vivo ballet de flores.

Tus locos trajes son emblema
De tu espíritu abigarrado;
Loca que me has enloquecido,
Tanto como te odio te amo.

Frecuentemente en el jardín
Por donde arrastro mi atonía,
Como una ironía he sentido
Que el sol desgarraba mi pecho;

Y el verdor y la primavera
Tanto hirieron mi corazón,
Que castigué sobre una flor
La osadía de la Naturaleza.

Así, yo quisiera una noche,
Cuando la hora del placer llega,
Trepar sin ruido, como un cobarde,
A los tesoros que te adornan,

A fin de castigar tu carne,
De magullar tu seno absuelto
Y abrir a tu atónito flanco
Una larga y profunda herida.

Y, ¡vertiginosa dulzura!
A través de esos nuevos labios,
Más deslumbrantes y más bellos,
Mi veneno inocularte, hermana

 

El alma del vino

Cantó una noche el alma del vino en las botellas:
«¡Hombre, elevo hacia ti, caro desesperado,
Desde mi vítrea cárcel y mis lacres bermejos,
Un cántico fraterno y colmado de luz!»

Sé cómo es necesario, en la ardiente colina,
Penar y sudar bajo un sol abrasador,
Para engendrar mi vida y para darme el alma;
Mas no seré contigo ingrato o criminal.

Disfruto de un placer inmenso cuando caigo
En la boca del hombre al que agota el trabajo,
y su cálido pecho es dulce sepultura
Que me complace más que mis frescas bodegas.

¿Escuchas resonar los cantos del domingo
y gorjear la esperanza de mi jadeante seno?
De codos en la mesa y con desnudos brazos
Cantarás mis loores y feliz te hallarás;

Encenderé los ojos de tu mujer dichosa;
Devolveré a tu hijo su fuerza y sus colores,
Siendo para ese frágil atleta de la vida,
El aceite que pule del luchador los músculos.

Y he de caer en ti, vegetal ambrosía,
Raro grano que arroja el sembrador eterno,
Porque de nuestro amor nazca la poesía
Que hacia Dios se alzará como una rara flor!»

¿Qué te ha parecido la noticia?
Vota:              |  Resultado:            
¿Quieres compartirla?
    | Enviar por correo
Comentarios en estandarte- 0
  • libros
  • citas
  • premios
  • editoriales
  • autores
  • talleres
  • El espa�ol, nuestro idioma
  • revistas
  • libro electr�nico
  • varios
Charles Baudelaire, cinco grandes poemas

Selección de poemas de Charles Baudelaire.

 

noticias literarias

 

Kamala Suraiya Das, poemas y valentía
La vieja casa de juguete y otras historias.

 

Musa a las 9, editorial digital
Pérez Zúñiga, Benavides, Riestra y más nombres ya en catálogo.

 

Google Poetics: Google escribe poesía
El buscador escribe poemas. ¡Cuidado con lo que buscas!

 

Poemas inéditos de Pablo Neruda
El hallazgo se publicará a finales de 2014 en Latinoamérica.

 

La poesía suena en el metro de Turín
Baudelaire, Lorca, Neruda o Shakespeare, en Metro Poetry.