Síguenos en:   

{ La crítica recomienda }

 

 
 

En realidad, nunca estuviste aquí

Jonathan Ames

09/11/2015

Crítica por: José Ángel Sanz

Joe es un solitario exagente del FBI que se dedica a liberar a mujeres de las mafias de la trata de blancas. Se mueve en la oscuridad, con extrema discreción. La única persona en la que confía es su octogenaria madre. Padece una devastadora depresión que le hace pensar sin descanso en el suicidio. Cuando recibe un encargo de un cliente muy especial, abre la puerta a una amenaza a la que nunca antes se ha enfrentado. En realidad, nunca estuviste aquí, oscura y dura, se rige por los cánones de la novela negra pero, como toda obra que merezca la pena, dilata los márgenes del género y aporta enormes dosis de singularidad.

Los ambientes turbios y la inevitable presencia de la muerte planean sobre una trama que bebe de los grandes clásicos de Raymond Chandler y Dashiell Hammett al mismo tiempo que los reinterpreta. En apenas 90 páginas, Jonathan Ames teje una conseguida historia con protagonista para el recuerdo, como enviando el mensaje de que menos es más, sobre todo si se va a por lo directo y conciso, como en este caso, desde la primera página. Destilación pura. Fuera cualquier exceso innecesario que engorde y lastre lo más mínimo.

Jonathan Ames, excolumnista del New York Press, exboxeador, actor ocasional y autor de la serie de televisión Bored to Death, añade una muesca más a su lista de creaciones insólitas por lo diverso de sus temáticas. Ames, que suele autodefinirse como, en primer lugar, cómico o comediante, es un rara avis del entertainment estadounidense; monologuista cómico, colaboró con David Letterman en el espacio televisivo The Late Show y hasta se aventuró en la novela gráfica con la inédita en España The alcoholic. Talento tiene a paladas, lo vuelve a demostrar, aunque a veces tanta actividad y tan diversa dificulte seguirle la pista.

¿Qué te ha parecido la crítica?
Vota:              |  Resultado:            
¿Quieres compartirla?
      | Enviar por correo
Comentarios - 0

Crítica literaria