Síguenos en:     

Portada > Noticias > Varios > Short Édition: leer en la estación

Short Édition: leer en la estación

Máquinas expendedoras de literatura en las estaciones francesas.

06 de febrero de 2017. Estandarte

Qué: las máquinas expendedoras de literatura de Short Édition. Dónde: Francia (principalmente estaciones de tren). Precio: gratuito.

Si te apetece desconectar del teléfono móvil en el trayecto de tren, pero has olvidado tu libro, la SNCF —la Société Nationale des Chemins de fer Français: el equivalente galo a nuestra RENFE— ha abierto sus estaciones a la literatura. En veinticuatro de ellas se han instalado ya las máquinas expendedoras de literatura de Short Éditionuna empresa emergente, el término que la Fundéu BBVA recomienda frente al anglicismo start-up—, y otras once estaciones francesas aguardan ya su máquina expendedora de relatos.

El proyecto de Short Édition es muy sencillo: cada máquina expendedora permite escoger tanto el tiempo estimado de lectura —uno, tres o cinco minutos— como el género del texto —noticia periodística, poesía o relato—; los creadores de Short Édition han seleccionado unos 5 000 textos que pertenecen tanto a autores anónimos como a escritores de la literatura clásica. Una vez elegido el carácter del texto, la máquina lo imprime en un formato similar al de un ticket de compra; en los primeros seis meses de funcionamiento de este servicio, los viajeros —y lectores— franceses ya han leído 100 000 textos.

En torno a la mitad de las máquinas expendedoras de literatura de Short Édition —su nombre comercial es Distributeurs d’Histoires Courtes— se han instalado en las estaciones de tren francesas, pero la empresa también trabaja con el Ayuntamiento de Grenoble, el Aeropuerto de Lyon y empresas como Galeries Lafayette, e incluso cuentan con un punto de impresión de literatura en San Francisco (Estados Unidos): el Cafe Zoetrope, propiedad de Francis Ford Coppola, y sede de la revista de cuentos fundada por el director de cine. Esto les ha permitido acercarse a un total de ocho millones de impresiones de textos en todo el mundo, principalmente en Francia. El texto se imprime de forma gratuita para el usuario, y es la institución que alberga la máquina expendedora la encargada de poner el logotipo... y el dinero. ¡Todo sea por la lectura!

Noticias relacionadas:
- Máquinas expendedoras de libros en Chile
- Abre en París la librería del futuro
- Máquina de libros en Ciudad de México
- «Vending» no: se dice «máquinas expendedoras»

¿Qué te ha parecido la noticia?
Vota:              |  Resultado:            
¿Quieres compartirla?
      | Enviar por correo
Comentarios en estandarte- 2

1 | RICARDO 07-02-2017 - 08:32:19 h
QUE APRENDAN EN ESTE PAÍS LLAMADO ESPAÑA QUE GRAN, PENA

2 | Fernando Gregoire 07-02-2017 - 08:56:35 h
Una gran iniciativa, sin duda. A menudo este tipo de políticas de fomento me hacen pensar que al final el prejuicio que tenemos sobre que nadie lee nada o no se comprende lo leído no son taaan veraces como parecería a primera vista.

  • libros
  • citas
  • premios
  • editoriales
  • autores
  • talleres
  • El espaol, nuestro idioma
  • revistas
  • libro electrnico
  • varios
Las máquinas expendedoras de literatura de Short Édition

Una de las máquinas de Short Édition (c) pariszigzag.fr

 

noticias literarias

 

Máquinas expendedoras de libros en Chile
La iniciativa es del Metro de Santiago.

 

Vending no: se dice máquinas expendedoras
Abandonemos esa palabra innecesaria en español, 'vending'.

 

Máquinas de escribir antiguas
Un recorrido visual por aquellas viejas máquinas de ruidosas teclas...

 

Máquina de libros en Ciudad de México
La iniciativa «Expendedora de letras. Lectura sin pretextos».

 

Subway Book Review: libros en el metro
«Reseñas de libros con extraños», por Uli Beutter Cohen.