Síguenos en:   

Portada > Noticias > Libros > Arte > '813', Truffaut por Paula Bonet

'813', Truffaut por Paula Bonet

Las imágenes del cine, reinterpretadas por la ilustradora.

11 de febrero de 2015. Estandarte

Qué: 813. Truffaut. Autora: Paula Bonet. Editorial: 2015. Año: La Galera. Páginas: 186. Precio: 21,95 €

La ilustradora Paula Bonet ha plasmado su visión sobre el cine de François Truffaut en 813, un álbum ilustrado que surge de su admiración no solo hacia su obra, sino también hacia la vida y la actitud del cineasta francés.

Paula Bonet inventa en 813 otra manera de concebir el cuaderno de artista: este es su cuaderno propio, desde luego, pero se basa en la obra del autor de Los cuatrocientos golpes o La noche americana, figura clave de la Nouvelle Vague. La propia Paula Bonet confiesa que la idea de trabajar sobre él y su obra aparece en el momento en el que su manera de fusionar literatura, cine y vida real se convierte en una inspiración constante en mi manera trabajar. Añade que también le interesa cómo habla de las relaciones sentimentales en sus películas, y cómo a través de ellas recibimos el amor que sentía hacia la vida y hacia su trabajo.

Hace dos años que Paula Bonet inició el proceso de creación de 813. Revisó las películas de François Truffaut, leyó toda la bibliografía existente sobre el cineasta y, sobre todo, viajó a París, donde tomó buena nota —o más bien buen dibujo— de todo cuanto pudiera haber inspirado a Truffaut.

Este trayecto de Paula Bonet, tan geográfico como íntimo, ha servido a la ilustradora para entender los motivos por los que conectó de forma tan intensa con el trabajo de François Truffaut. El discurso del hombre que hay detrás es todavía más apasionante que el que se ve en la pantalla, afirma. Su manera de ver y reflejar el mundo y todo lo que le angustiaba o sobrecogía es conmovedora.

Paula Bonet nació en Vilareal en 1980. Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia, completó su formación en la NYU de Nueva York, en la UPC de Santiago de Chile y en Dedalo Arte de Italia. Hasta hace poco su estilo era el óleo, un trabajo pictórico que combinaba con técnicas de grabado. Ha trabajado en xilografía, litografía y la serigrafía en el Taller 99 de Santiago de Chile y en Urbino (Italia).

Su carácter impulsivo y las esperas a que obligan estas técnicas, unido a la dificultad de integrar con las imágenes los textos que debían convivir con ellas, hicieron que cambiase el óleo, el cobre, la madera y las gubias por el bolígrafo, la acuarela y la tinta china. El resultado es más rápido y directo, y eso son las características que exige su trabajo más reciente. Esta velocidad también se puede aplicar a la manera en que su obra se ha expandido por internet y por el mundo entero. Ahora le llegan encargos desde lugares tan dispares como México, Hong Kong o París. Ha publicado dos libros en los que sus ilustraciones acompañan a textos ajenos, Léeme (con Amalia Crespo, en 2012) y La pequeña Amelia se hace mayor (con Elisenda Roca, en 2014), y dos libros propios de dibujos y textos: Qué hacer cuando en la pantalla aparece THE END (Lunwerg, 2014) y este 813 (La Galera, 2015).

Noticias relacionadas:
- El pequeño salvaje, de T. C. Boyle
- Atentos a sus pantallas, de Mauro Entrialgo
- Los mejores ilustradores españoles

¿Qué te ha parecido la noticia?
Vota:              |  Resultado:            
¿Quieres compartirla?
    | Enviar por correo
Comentarios en estandarte- 0
  • libros
  • citas
  • premios
  • editoriales
  • autores
  • talleres
  • El espaol, nuestro idioma
  • revistas
  • libro electrnico
  • varios
813, Truffaut por Paula Bonet

Detalle de la cubierta.

 

noticias literarias

 

El pequeño salvaje, de T. C. Boyle
Truffaut la llevó al cine. Impedimenta la edita en español.

 

Guía para encontrar empleo
¡Búscate la vida!, de Miguel Bonet i Anglarill.

 

Blue Jeans: No sonrías que me enamoro
Llega la segunda parte de '¡Buenos días, princesa!'.

 

50 sombras (de qué), a debate
La literatura erótica post-Sombras de Grey.

 

Atentos a sus pantallas, de Mauro Entrialgo
De Truffaut a los mandos pegajosos de las consolas.