Síguenos en:   

Portada > Noticias > Autores > La biblioteca de Jorge Luis Borges

La biblioteca de Jorge Luis Borges

Sus listados ideales, en dos colecciones dirigidas en los años 80.

05 de noviembre de 2019. Estandarte

Qué: La biblioteca de Jorge Luis Borges.

No se nos ocurre —o no se nos debería ocurrir— un escritor que no ame los libros con pasión. Sin embargo, hay amores y amores, y resulta inevitable vincular el fervor por la literatura con un escritor bibliófilo como Jorge Luis Borges. Fundó revistas, compiló antologías, tradujo, trabajó como bibliotecario y acabaría dirigiendo —durante dieciocho años— la Biblioteca Nacional de Argentina. Surge una pregunta: ¿qué libros componían la biblioteca ideal de Jorge Luis Borges?

No nos legó una lista explícita —sí muchos “rastros” que seguir en sus propias obras—, pero en los años ochenta Jorge Luis Borges coordinó dos colecciones de clásicos de la literatura universal, cuyos títulos nos permitirían cerrar esa biblioteca ideal del escritor. Entre 1983 y 1987, Borges dirigió para la editorial Siruela la colección —hoy descatalogada— La Biblioteca de Babel. Toma su título de uno de sus propios relatos, incluidos en Ficciones (1944), y sus treinta y tres títulos —principalmente relatos, muchos de ellos volúmenes de extensión breve— se publicaron entre 1983 y 1987.


Las cubiertas de la colección La Biblioteca de Babel
(fuente: blogs.20minutos.es/diariodelibrera).

1. Las muertes concéntricas, de Jack London (1901).

2. Veinticinco agosto 1983 y otros cuentos, volumen de varios autores en honor a Borges (1983).

3. El cardenal Napellus, de Gustav Meyrink (1916).

4. Cuentos descorteses, de León Bloy (1895).

5. El espejo que huye, de Giovanni Papini (1906).

6. El crimen de Lord Arthur Saville, de Oscar Wilde (1891).

7. El convidado de las últimas fiestas, de Villiers de l’Isle-Adam (1883).

8. El amigo de la muerte, de Pedro Antonio de Alarcón (1852).

9. Bartleby, el escribiente, de Herman Melville (1853).

10. Vathek, de William Beckford (1786).

11. La puerta en el muro, de H. G. Wells (1911).

12. El invitado tigre, de Pu Songling (siglo XVII).

13. La pirámide de fuego, de Arthur Machen (1895).

14. La isla de las voces, de R. L. Stevenson (1893).

15. El Ojo de Apolo, de G. K. Chesterton (selección: “Los tres jinetes del Apocalipsis”, “Extraños pasos”, “El honor de Israel Gow”, “El ojo de Apolo” y “El duelo del doctor Hirsch”).

16. El diablo enamorado, de Jacques Cazotte (1772).

17. El buitre, de Franz Kafka (siglo XX).

18. La carta robada, de Edgar Allan Poe (1844).

19. La estatua de sal, de Leopoldo Lugones (1906).

20. La casa de los deseos, de Rudyard Kipling (1924).

21. Las mil y una noches, según Antoine Galland (1704).

22. Las mil y una noches, según Richard Burton (1884).

23. Los amigos de los amigos, de Henry James (1896).

24. Micromegas, de Voltaire (1752).

25. Relatos científicos, de Charles Hinton (1884).

26. El gran rostro de piedra, de Nathaniel Hawthorne (siglo XIX).

27. El país del Yann, de Lord Dunsany (1910).

28. La reticencia de Lady Anne, de Saki (1910).

29. Cuentos rusos, de Fiódor Dostoyevski, León Tolstói y Leonid Andréiev.

30. Cuentos argentinos, de varios autores.

31. Nuevos cuentos de Bustos Domecq, de Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges (1977).

32. Libro de sueños (1976).

33. Borges A-Z, Borges y Antonio Fernández Ferrer (1988).

 

 

Dos años después de comenzar la publicación en Siruela de La Biblioteca de Babel, Jorge Luis Borges emprendió otro proyecto: Biblioteca Personal, una colección editada por Hyspamérica —sello argentino con especial atención a la literatura de género: ciencia ficción, fantasía, etcétera— que habría alcanzado los cien títulos. Sin embargo, la muerte del escritor —en 1986, por cáncer de páncreas— le impidió terminar su selección, de la que conocemos 63 volúmenes; algunos de ellos incluyen varias obras de un mismo autor, o son selecciones específicas, igual que en su experiencia anterior. Se repiten algunos de los escritores seleccionados para La Biblioteca de Babel, aunque en la mayoría de los casos Borges elige un libro diferente. Uno de los aspectos míticos de esta colección es su prólogo, que reproducimos a continuación.

«A lo largo del tiempo, nuestra memoria va formando una biblioteca dispar, hecha de libros, o de páginas, cuya lectura fue una dicha para nosotros y que nos gustaría compartir. Los textos de esa íntima biblioteca no son forzosamente famosos. La razón es clara. Los profesores, que son quienes dispensan la fama, se interesan menos en la belleza que en los vaivenes y en las fechas de la literatura y en el prolijo análisis de libros que se han escrito para ese análisis, no para el goce del lector.

»La serie que prologo y que ya entreveo quiere dar ese goce. No elegiré los títulos en función de mis hábitos literarios, de una determinada tradición, de una determinada escuela, de tal país o de tal época. “Que otros se jacten de los libros que les ha sido dado escribir; yo me jacto de aquellos que me fue dado leer”, dije alguna vez. No sé si soy un buen escritor; creo ser un excelente lector o, en todo caso, un sensible y agradecido lector. Deseo que esta biblioteca sea tan diversa como la no saciada curiosidad que me ha inducido, y sigue induciéndome, a la exploración de tantos lenguajes y de tantas literaturas. Sé que la novela no es menos artificial que la alegoría o la ópera, pero incluiré novelas porque también ellas entraron en mi vida. Esta serie de libros heterogéneos es, lo repito, una biblioteca de preferencias.

»María Kodama y yo hemos errado por el globo de la tierra y del agua. Hemos llegado a Texas y al Japón, a Ginebra, a Tebas, y, ahora, para juntar los textos que fueron esenciales para nosotros, recorreremos las galerías y los palacios de la memoria, como San Agustín escribió.

»Un libro es una cosa entre las cosas, un volumen perdido entre los volúmenes que pueblan el indiferente universo, hasta que da con su lector, con el hombre destinado a sus símbolos. Ocurre entonces la emoción singular llamada belleza, ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica. “La rosa es sin porqué”, dijo Angelus Silesius; siglos después, Whistler declararía “El arte sucede”.

»Ojalá seas el lector que este libro aguardaba».

El listado de la Biblioteca Personal de Jorge Luis Borges es el siguiente:

1. Cuentos, de Julio Cortázar (siglo XX).

2. Evangelios apócrifos (primeros siglos del cristianismo).

3. América. Relatos breves, de Franz Kafka (1912-1927).

4. La cruz azul y otros cuentos, de G. K. Chesterton (siglos XIX-XX).

5. La inteligencia de las flores, de Maurice Maeterlinck (1907).

6. El desierto de los tártaros, de Dino Buzzati (1940).

7. Peer Gynt. Hedda Gabler, de Henrik Ibsen (1888, 1890).

8. El mandarín, de José María Eça de Queiroz (1880).

9. El imperio jesuítico, de Leopoldo Lugones (1904).

10. Los monederos falsos, de André Gide (1925).

11. La máquina del tiempo. El hombre invisible, de H. G. Wells (1895, 1897).

12. Los mitos griegos, de Robert Graves (1955).

13. Los demonios, de Fiódor Dostoyevski (1872).

14. Matemáticas e imaginación, de Edward Kasner y James Newman (1914).

15. El gran dios Brown. Extraño interludio, de Eugene O’Neill (1926, 1927).

16. Benito Cereno. Billy Budd. Bartleby, el escribiente, de Herman Melville (1855, 1924, 1853).

17. Lo trágico cotidiano. El piloto ciego. Palabras y sangre, de Giovanni Papini (1906, 1907, 1910).

18. Los tres impostores, de Arthur Machen (1895).

19. Cantar de cantares. Exposición del libro de Job, de Fray Luis de León (1560-1561, 1583).

20. El corazón de las tinieblas. Con la soga al cuello, de Joseph Conrad (1899, 1902).

21. Ensayos y diálogos, de Oscar Wilde (siglo XIX).

22. Un bárbaro en Asia, de Henri Michaux (1932).

23. El juego de los abalorios, de Hermann Hesse (1943).

24. Enterrado en vida, de Arnold Bennett (1921).

25. Historia de los animales, de Claudio Eliano (siglos II-III).

26. Teoría de la clase ociosa, de Thorstein Veblen (1899).

27. Las tentaciones de San Antonio, de Gustave Flaubert (1874).

28. La descripción del mundo, de Marco Polo (1298).

29. Vidas imaginarias, de Marcel Schwob (1896).

30. César y Cleopatra. La comandante Bárbara. Cándida, de George Bernard Shaw (1899, 1905, 1898).

31. La Fortuna con seso y la hora de todos. Marco Bruto, de Francisco de Quevedo (1650, 1644).

32. Los rojos Redmayne, de Eden Phillpotts (1922).

33. Temor y temblor, de Søren Kierkegaard (1843).

34. El Golem, de Gustav Meyrink (1914).

35. La lección del maestro. La vida privada. La figura en la alfombra, de Henry James (1892, 1892, 1896).

36. Los nueve libros de la Historia, de Heródoto (440 a.C.).

37. Pedro Páramo, de Juan Rulfo (1955).

38. Relatos, de Rudyard Kipling (siglos XIX-XX).

39. Moll Flanders, de Daniel Defoe (1722).

40. El secreto profesional y otros textos, de Jean Cocteau (1924).

41. Los últimos días de Emmanuel Kant y otros escritos, de Thomas de Quincey (1827).

42. Prólogo a la obra de Silverio Lanza, de Ramón Gómez de la Serna (siglo XX).

43. Las mil y una noches, según Antoine Galland (1704).

44. Las nuevas noches árabes, de R. L. Stevenson (1882).

45. La salvación por los judíos. La sangre del pobre. En las tinieblas, de León Bloy (1892, 1909, 1917).

46. Poema de Gilgamesh (hacia 1400 a.C.).

47. Bhagavad-Gita (siglo III a.C.).

48. Cuentos fantásticos, de Juan José Arreola (siglo XX).

49. De dama a zorro. Un hombre en el zoológico. La vuelta del marinero, de David Garnett (1922, 1924, 1925).

50. Viajes de Gulliver, de Jonathan Swift (1726).

51. Crítica literaria, de Paul Groussac (siglos XIX-XX).

52. Los ídolos, de Manuel Mujica Láinez (1953).

53. Libro de buen amor, de Juan Ruiz, Arcipreste de Hita (1330).

54. Poesía completa, de William Blake (siglos XVIII-XIX).

55. En la plaza oscura, de Hugh Walpole (1916).

56. Obra poética, de Ezequiel Martínez Estrada (siglo XX).

57. Cuentos, de Edgar Allan Poe (siglo XIX).

58. La Eneida, de Publio Virgilio Marón (siglo I a.C.).

59. Cuentos, de Voltaire (siglo XVIII).

60. Un experimento con el tiempo, de J. W. Dunne (1927).

61. Ensayo sobre el Orlando furioso, de Attilio Momigliano (siglo XX).

62. Las variedades de la experiencia religiosa. Estudio sobre la naturaleza humana, de William James (1902).

63. Saga de Egil Skallagrimsson, de Snorri Sturluson (hacia 1230).

¿Qué te ha parecido la noticia?
Vota:              |  Resultado:            
¿Quieres compartirla?
    | Enviar por correo
Comentarios en estandarte- 0
  • libros
  • citas
  • premios
  • editoriales
  • autores
  • talleres
  • El espaol, nuestro idioma
  • revistas
  • libro electrnico
  • varios
La biblioteca de Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges.

 

noticias literarias

 

Más de 300 libros de Borges llegan a Madrid
Una exposición de más de 300 libros y documentos llegan desde Argentina.

 

Escritores españoles e iberoamericanos
'Vidas literarias' publica las primeras biografías.

 

Homenaje olímpico a Jorge Luis Borges
Una instalación expuesta en Londres 2012 se inspira en él.

 

Manuel Quaranta, no imites a Borges
La polémica, ¿y falsa?, petición de María Kodama al narrador.

 

Vargas Llosa habla sobre Borges
En un curso de verano sobre la influencia del escritor argentino.